Shutterstock
- Publicidad -

Ayer, tras la primera gran nevada del año, las calles de París estaban tan cubiertas, que las líneas del tren y los autobuses tuvieron que dejar de circular. Pero, más allá de causar caos, el fenómeno natural dio pie a que los ciudadanos de la capital francesa improvisaran y se divirtieran. Y así improvisaron unas pistas de esquí.

Las calles principales del sur de la ciudad se vieron inundadas por completo en varios centímetros de nieve, y la Torre Eiffel también tuvo que cerrar antes de tiempo. Pero frente a la basílica de Sacre-Coeur, en Montmarte, los más aventureros aprovecharon las pendientes de los jardines para practicar snowboard.

- Publicidad -

Este tipo de tormentas no son inusuales en la París, y resultan ser buenas noticias para todos los que quieren salir a esquiar a los Montes Pirineos. Y tampoco es novedad que sus ciudadanos aprovechen este clima para practicar deportes de invierno en los jardines principales de la ciudad.

Además de Montmarte, los alrededores de la Torre Eiffel se han convertido, también, en el escenario favorito de aquellos que quieren poner a prueba su destreza en cuanto caen varios centímetros de nieve.

Lee: Estas son las paradas obligatorias en tu próximo viaje a París

Información de AFP