- Publicidad -

Cargada de historia y romance, la isla de San Clemente es un oasis de tranquilidad y sofisticación. Un refugio de lujo para disfrutar de relajación absoluta después de un animado día descubriendo las maravillas de Venecia. Privada y exclusiva, esta encantadora isla es hogar a una de las joyas hoteleras más auténticas. Y sobretodo, especiales de Italia: el San Clemente Palace Kempinski.

Un corto paseo en barco desde la Piazza San Marco, atravesando las históricas vías acuíferas de Venecia, nos lleva a la isla. Donde nos espera un mundo de elegancia inimaginable. Un icónico tesoro, San Clemente Palace Kempinski es un portal al pasado de esta fascinante ciudad.

- Publicidad -

Lee: Descubriendo el Palacio Gritti en Venecia

La isla se estableció por primera vez en 1131, cuando el comerciante veneciano Pietro Gattilesso financió la construcción de una iglesia. Además de un hospicio para peregrinos y soldados que se dirigían a la Tierra Santa. La iglesia cayó en el olvido hasta 1432. Fue entonces cuando el papa Eugenio IV trasladó la orden de los cánones de Letrán a la isla. Así fue que las familias ricas de Venecia la restauraron a través de millonarias donaciones.

Entre los siglos XV y XVI, San Clemente se convirtió en la ‘puerta de entrada a Venecia’. También en un centro religioso conocido mundialmente. Aunque con la llegada de Napoleón la isla se convirtió en una guarnición militar y años después funcionó como hospital, mismo que cerró en 1992. Principalmente, en esta isla, testigo de la historia y partícipe de ella, se alza el hotel Kempinski. Un vestigio del pasado y una encarnación del reconocido lujo ‘hecho en Italia’.

San Clemente Palace Kempinski

Kempinski es el grupo hotelero de lujo más antiguo de Europa, con una historia de más de 120 años. Su prestigiosa herencia europea pone al grupo hotelero en una posición única para ir más allá, para darle vida a la historia y sumergirnos a los viajeros en la verdadera esencia del destino donde se encuentran.

Cuando los joyeros crean hoteles: Bvlgari Milano

San Clemente Palace Kempinski tiene un sabor distinguible y un aura de intrigante misterio que nos transporta a través de cientos de años de historia, haciéndonos partícipes en un estilo de vida que pertenece a mundos de fantasía. Cada instante es una aventura, una oportunidad para dejarnos llevar por exquisitez y lujo estilo realeza.

Una de las 118 islas que conforman la mágica Venecia, San Clemente es un destino en sí mismo, fascinante y seductor, que toma posesión de nuestros sentidos y deja volar nuestra imaginación.

 

Pro Melanie Beard