Prince Harry, Duke of Sussex and Meghan, Duchess of Sussex attend the Commonwealth Day service at Westminster Abbe
- Publicidad -

Meghan Markle y el príncipe Harry dieron la bienvenida a su primer hijo el lunes 6 de mayo. Hasta ahora, sabemos que el bebé pesó 7 libras y 3 onzas, y que tanto la madre como el bebé están bien.

También sabemos que el nuevo bebé real será un ciudadano británico, y el séptimo en la línea de sucesión al trono. Y, en caso de que te lo preguntes, el bebé también será un ciudadano estadounidense.

El Departamento de Estado de los EE. UU. explica que cualquier bebé nacido en el extranjero de un ciudadano de los EE. UU. y un no estadounidense obtiene automáticamente la ciudadanía estadounidense al nacer si el padre o madre ciudadano de los EE. UU. ha vivido en los EE. UU. durante los cinco años anteriores al nacimiento del bebé, de los cuales al menos dos fueron a partir de los 14 años.

- Publicidad -

Lee: La primera foto de la casa de Meghan y Harry en Cotswold causa controversia

Se ha informado que un estadounidense como Meghan puede automáticamente ceder su ciudadanía a su hijo. Sin embargo, para hacerlo, Meghan y Harry deben informar el nacimiento del bebé a un consulado estadounidense y completar los documentos oficiales correspondientes para demostrar la ciudadanía de los EE. UU.

Sin embargo, hay una cosa que podría dañar el plan de doble ciudadanía de este bebé. Los funcionarios del palacio declararon anteriormente que Meghan tiene planes de convertirse en ciudadana del Reino Unido. Sin embargo, lo que no saben es si ella también planea conservar su ciudadanía estadounidense. Mientras ella mantenga su ciudadanía estadounidense, él bebé podría ser el orgulloso propietario de no uno sino dos pasaportes.