Alex Holyoake/Unsplash
- Publicidad -

El arte es capaz de motivar todos los sentidos y el Museo del Louvre lo acaba de comprobar: la vista, el tacto y el oído, con su muestra artística, y el olfato con una nueva línea de perfumes inspirados en las piezas más icónicas de la colección.

El museo de París reclutó a ocho firmas de perfume francesas para crear nuevos olores inspirados en sus más famosas obras, como la Venus de Milo, escultura de Praxiteles.

Lee: La fragancia perfecta para los viajeros de largas distancias

- Publicidad -

Las otras piezas de la colección son La Ninfa y el Escorpión, de Lorenzo Bartolini; La Cerradura, de Jean-Honoré Fragonard; San José Carpintero, de Georges de La Tour; La Gran Odalisca, de Jean-Auguste-Dominique Ingres; Conversación en un Parque, de Thomas Gainsborough; y la Victoria Alada de Samotracia.

Tanya Prodan/Unsplash

Los participantes tuvieron libertad total para crear bajo el objetivo común de “agregar una dimensión olfativa a una experiencia visual”, según Ramdane Touhami, responsable del reclutamiento de los perfumeros en París.

Lee: El descubrimiento que podría salvar el reloj de Notre Dame de París

El resultado es una línea completamente variada, con esencias muy características. La Venus de Milo, por ejemplo, es una combinación fresca de flores y frutas, en donde sobresalen la mandarina y el jazmín.

La Gran Odalisca, por ejemplo, tiene un olor intenso a pimienta rosa, San José Carpintero muestra notas de madera y la Victoria Alada de Samotracia tiene una esencia muy femenina, con toques de magnolia.

Los perfumes están disponibles en forma líquida o en velas, jabones y postales. Todos los formatos pueden ser encontrados en una instalación dentro de la boutique del Louvre.