- Publicidad -

Francia anunció que impondrá una cargo “verde” en los boletos de avión, mismo que podría elevarse hasta los 18 euros, esto como resultado de un intento por limitar el impacto medioambiental del transporte aéreo.

Este impuesto se aplicará a todos los vuelos que despeguen de aeropuertos franceses a partir de 2020, excepto a los vuelos que estén haciendo escala y los que tengan como destino la isla francesa de Córcega y los territorios franceses de ultramar, explicó la ministra de Transportes de Francia, Elisabeth Borne.

Concretamente, será de 1,50 euros para la clase económica (9 para la clase ejecutiva) de los vuelos nacionales e intraeuropeos, y de 3 euros en clase económica (18 euros en clase ejecutiva) para los vuelos extracomunitarios.

- Publicidad -

Lee: Esta aerolínea tendrá los mejores asientos de avión en primera clase 

El gobierno francés espera recaudar con esta nueva tasa 180 millones de euros al año, a partir de 2020, que serán utilizados para invertir en infraestructuras de transporte más ecológicos, sobre todo ferroviario, indicó Borne.

“Desde hace meses nuestros ciudadanos expresan un sentimiento de injusticia con respecto a la fiscalidad del transporte aéreo. Francia se ha embarcado en la vía de la imposición del transporte aéreo. Hay una urgencia”, justificó la ministra.

“Así que hemos decidido, al igual que otros países, implementar una ecocontribución progresiva” que se aplicará “a todas las compañías aéreas”, añadió.

Las aerolíneas a la baja

Tras el anuncio de este nuevo impuesto, la acción de Air France-KLM cayó en la bolsa de casi 4%, hasta los 8.54 euros.

Su adversario alemán, Lufthansa, también cotizó a la baja, con una caída de 2,50%, hasta los 14,8 euros.

Suecia introdujo un impuesto similar en abril de 2018, que afectó a los pasajeros con un cargo adicional de hasta 40 euros, en un intento por rebajar las emisiones de CO2.

Lee: Reglas de etiqueta que debes seguir al viajar en un avión

El movimiento coincide con varias iniciativas para limitar la huella contaminante de la aviación que emite 285 gramos de CO2 por kilómetro recorrido por pasajero. A comparar con el transporte por carretera que emite 158 gramos y por ferrocarril que emite apenas 14.