(Photo by HANDOUT / Stadtpolizei Zürich / AFP)
- Publicidad -

Maneras para llamar la atención de las autoridad hay muchas. Así fue como una organización ecologista pintó este martes de verde fosforescente el río Limago, en Zúrich, la ciudad más poblada de Suiza, para protestar contra la destrucción del ecosistema mundial.

“Extinción Rebelión Zúrich coloreó el Limago de verde”, publicó en Facebook la rama en esta ciudad de esta red internacional de desobediencia civil climática, lanzada en octubre de 2018 en Reino Unido. Una llamada de atención a las autoridades para pedir que se haga algo al respecto.

Esta misma organización publicó algunas imágenes en su sitio donde muestran a militantes que se lanzaron en esta agua de un verde intenso, para simular que estaban muertos. Esto como una advertencia de lo que podría pasar con el planeta y todos los que vivimos en él, se podría pensar.

- Publicidad -

Lee: Así es La Mortella, el jardín botánico más hermoso de Europa

Un color inofensivo

La organización indicó que el color utilizado contiene uranina, una sustancia “totalmente inofensiva cuya toxicidad es equivalente a la sal de cocina”, pero que es flurescente y se utiliza en medicina. “XR quiere atraer la atención sobre el colapso inminente del ecosistema y sobre el sistema tóxico en el cual nos encontramos”, expresaron.

Alertada por llamadas telefónicas, la policía de Zúrich acudió al lugar para determinar si el agua coloreada representaba un peligro para la población, indicó en un comunicado.

La organización XR anunció acciones diversas en muchas ciudades suizas, del 9 al 20 de septiembre. Aún estamos por ver que otras acciones toman para reflejar su sentir sobre lo poco que se hace en la lucha contra el cambio climático.

Viajar en septiembre: descubre cinco lugares que tienen que estar en tu bucket list

En Suiza, como en otros países europeos, los movimientos civiles, en particular de jóvenes, han estado en auge y no sería sorpresa esperar más manifestaciones. De hecho se prevé una próxima manifestación nacional para el 28 de septiembre en Berna, menos de un mes antes de las elecciones parlamentarias.