- Publicidad -

Fuera de las grandes ciudades, los desiertos, mares y montañas de Israel dibujan un paraíso perfecto para los amantes de la aventura.

NADAR EN EL MAR MUERTO

- Publicidad -

Los atardeceres en el Mar Muerto profesan una belleza milenaria, monumento bíblico y tesoro mineral. Es el punto más bajo del planeta, por su ubicación, sus aguas poseen un efecto curativo y vigorizante; el barro y la atmósfera tienen propiedades que benefician el tratamiento de enfermedades de la piel. El Mar Muerto es un diamante como destino histórico y turístico. Es tan salado que no se puede hundir, sólo flotar. touristisrael.com/dead-sea.

LAS CUEVAS DE BEIT GUVRIN-MARESHA
Camino hacia las tierras bajas de Judea, se encuentra el parque nacional de Beit Guvrin- Maresha, nombrado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad de Israel en 2014. Las 480 cuevas que comprenden el parque Beit Guvrin resguardan restos arqueológicos, entre ellos, un anfiteatro romano, un cementerio judío y grutas labradas por los pobladores. parks.org.il

EL GRAN CAÑÓN DE ISRAEL

Consiste en un paraje desértico llamado el Gran Cañón de Israel, hechizante por sus paisajes y recorridos senderistas. La reserva natural Makhtesh Ramon –que es una geomorfología o accidente geográfico considerado único en el desierto de Israel– se encuentra en la cima del Monte de Neguev, a unos 85 kilómetros al sur de la ciudad de Beersheba y es el área protegida más grande de Israel. shalomisraeltours.com/israels-grand-canyon.