Son las dos de la tarde en punto. Un gigantesco yate se acerca con delicadeza a la playa del hotel. Nos esperan ocho horas de navegación a bordo del Neptuno, una de las experiencias que forman parte del portafolio de aventuras de Punta Mita Expeditions (puntamitaexpeditions.com).

Si es tu primera vez en yate, la colección de actividades y amenidades que ofrecen a bordo se encargaran de que la salida resulte inolvidable. El sorprendente despliegue tecnológico –que incluye un preciso sistema de estabilización para contrarrestar el oleaje y el infalible GPS que, además de señalar tu ubicación, identifica animales cercanos– se suma a las deslumbrantes habitaciones y a la serie de plataformas de clavados en diferentes alturas para trazar un día perfecto en alta mar. La espera por el atardecer (que resulta ser tan enérgico y dramático como el resto de la naturaleza que nos rodea) transcurre a toda velocidad en cuanto descubres el equipo para esnorquelear, bucear, esquiar y pescar que el yate nos ofrece.

- Publicidad -

La tripulación del Neptuno –un total de ocho personas que incluye al capitán, a los guías y a dos chefs– está al centro de una experiencia que conjuga el gusto por el mar y el viento, con platillos que aprovechan la pesca del día y expediciones a otras playas cercanas, como la de Yelapa, para trazar una experiencia que, tanto en el aire como en el agua, confirma que los mejores recuerdos se escriben con los elementos naturales que nos albergan.