- Publicidad -

Burdeos, Francia, es el hogar de Mi Cielo, una pastelería que está rompiendo los paradigmas de la repostería tradicional francesa.

Mi Cielo es un negocio del chef Diego Cervantes de origen franco-argentino, y Blanca Bertely, su esposa, de nacionalidad mexicana, quienes decidieron abrir esta pastelería en Burdeos, Francia. Aprovechando la pasión de Diego por la cocina y el conocimiento de Blanca en ingredientes mexicanos, empezaron a usar productos de nuestro país en su repostería, la cual se distingue por no llevar colorantes artificiales ni conservadores. Para obtener colores como rojo y amarillo, Diego utiliza jamaica y mango mexicano; además, también utiliza café de Chiapas y moringa de Oaxaca para otras creaciones, porque para él, México es una gran inspiración por su rica gastronomía, que —según su opinión— aún es poco conocida en Francia.

- Publicidad -