- Publicidad -

Guntû es una especie de cangrejo azul que habita en las costas japonesas, y se ha convertido en un favorito de los locales tanto por su exótica tonalidad como por su exquisito sabor.

Hay un hotel en Japón llamado Guntû y, tal como la criatura a la que rinde tributo, posee una característica muy peculiar. Su clásica estructura navega por el Mar Interior de Seto, que separa a tres de las islas principales del país.

- Publicidad -

El ryokan –inn japonés tradicional- cuenta con 19 cabinas con ventanales de suelo al techo y amplias terrazas particulares, así como un sauna, spa y varios espacios gastronómicos, incluidos un cuarto de té, un bar, una barra de sushi y una parrilla robata. Envuelto en el refrescante aire marino, un amplio deck en la popa ofrece increíbles vistas hacia las costas.

La predominancia de la madera en suelos y paredes ofrece un cálido contraste sobre el agua, mientras que el techo se entremezcla con aquellos de las costas y, reflejante, cambia de color de acuerdo al tono del mar.

Además de una experiencia de absoluta relajación, Guntû ofrece visitas a las islas que bordean el mar, para experimentar el modesto estilo de vida de sus habitantes a través de actividades como caminatas matutinas y excursiones de pesca con locales. Por las noches, un paseo nocturno en el Yakata Boat permite disfrutar de la vista a la luz de la luna entre tragos de sake.

Guntû zarpa de la marina Bella Vista en Onomichi para recorrer cuatro rutas que, variando de dos a tres noches, costean las regiones de Chügoku y Shikoku.