¿Has escuchado de las experiencias que Airbnb ofrece al rededor del mundo? Ya no sólo se trata de anfitriones que rentan sus espacios para que duermas en tus viajes, ahora también se trata de compartir el talento y diversidad cultural de México.

Las Experiencias Airbnb son actividades mágicas y artesanales, diseñadas y dirigidas por anfitriones locales. Estas actividades permiten que personas de todas partes del mundo descubran un destino de una manera más auténtica y se sumerjan en las comunidades de la mano de sus residentes. Además, los anfitriones de experiencias no solo comparten la riqueza del destino, sino que también pueden ganar dinero extra mientras lo hacen.

Quintana Roo es el segundo estado después de CDMX que ofrece estas experiencias en nuestro país, sin duda son la manera más original de experimentar un destino tan visitado, descubrir algo nuevo y adentrarte en todo lo que usualmente sólo los locales conocen.

- Publicidad -

Decidimos escoger una de las nuevas experiencias en Cancún y fue así como conocimos a Max, un francés experto en deportes acuáticos, competidor profesional de paddle boarding y amante de Cancún, lleva 6 años viviendo en México y conoce los lugares más recónditos y menos visitados por los turistas en esta zona.

El ofrece un recorrido en paddle board a una playa secreta entre manglares. Lo encontramos en el muelle de la Laguna Nichupte, nuestras tablas de paddle ya estaban listas. Con un poco de temor a caer de la tabla, nos explicó el truco para lograra la hazaña de ponernos de pie y lograr el equilibrio, en cuestión de minutos nos dimos cuenta que era mucho más fácil de lo que imaginábamos.

Nos lleva por canales de manglares impresionantes, el contacto con la naturaleza se vuelve tan cercano que por segundos olvidas en que dirección vas, el recorrido incluye la visita a un ojo de agua, donde la claridad de la laguna te dejan ver un barco hundido y cientos de pececillos en la profundidad. El trayecto no termina ahí, Max conoce una playa secreta a la que solo se puede llegar al adentrarte entre los manglares, lo seguimos, y nos encontramos con un lugar solitario donde se junta la laguna con el mar, se respira paz, descansamos y disfrutamos de una playa exclusiva para nosotros, Max la ha bautizado como “Playa La Conchita”.

Nuestro anfitrión nos lleva botellas de agua, y nos anima a seguir el recorrido que nos llevará de vuelta al muelle, en el camino nos platica de sus esfuerzos por mantener la laguna limpia, e incluso nos cuenta su día a día enseñando a niños de todas las edades a hacer lo mismo que nos acaba de enseñar a nosotros; mantener el equilibrio en una tabla sobre la inmensidad de las aguas sin dejarse impresionar demasiado por la naturaleza.

Terminamos nuestra experiencia con el mejor sabor de boca, no solo conocimos un lugar al que jamás hubiéramos llegado por nuestra cuenta, también hicimos un nuevo amigo que nos explicó a detalle toda nuestra aventura.

Sin duda esta se volverá una de nuestras nuevas obsesiones al viajar, descubrir las experiencias Airbnb de cada destino dónde estén disponibles, próximamente las tendremos en todo el país así que no te pierdas esta nueva manera de explorar en tus viajes, o bien de ofrecer tus servicios únicos si tienes alguna pasión que te gustaría compartir con turistas o locales que desean conocer algo único de tu ciudad.

Experiencias hay para todo tipo de gustos y placeres, te dejamos algunas que podrían llamar tu atención en tu próximo viaje a Quintana Roo.

Descubre el Museo Subacuático de Arte MUSA

Disfruta de una cita con un caballo mexicano