- Publicidad -

La comida es parte de nuestra vida diaria, pero a la vez es un arte y un placer. Los viajeros nos hemos percatado que un destino, una ciudad, un hotel, estaría incompleto sin ser acompañado por una experiencia gastronómica.

Cada platillo es una pequeña obra de arte, la única que se disfruta con cada uno de los sentidos: nos capturan con la vista de sus presentaciones, nos atraen con sus aromas, nos seducen sus sonidos, y nos enamoran sus sabores. Como el arte, la alta gastronomía o fine dining es una vía de escape de la cotidianidad, o visto de otra forma, una vía para acercarnos a la perfección. Hay lugares que se especializan en invitarnos a soñar y nos transportan a un mundo alterno con sus propuestas, delicadas, pero con carácter, que nos invitan a ser artistas de nuestra propia vida.

México se ha convertido en un destino de excelencia gastronómica, donde cada día nos espera una gran variedad de restaurantes, todos ofreciéndonos experiencias gastronómicas únicas.

- Publicidad -

Asai Kaiseki

La auténtica cocina japonesa, sin corromper y en su máxima expresión se denomina Kaiseki, que desde hace siglos ha sido parte de esta fascinante cultura oriental. Inició en forma de comidas sencillas que acompañaban a la ceremonia del té, y después evolucionó a un estilo elaborado de comida dentro de los círculos aristocráticos. 

En el pequeño y acogedor restaurante Asai Kaiseki, en pleno corazón de Polanco, el chef japonés Yasuo Asai nos lleva por un recorrido culinario con sus técnicas tradicionales de preparación de los platillos de su tierra natal. Privado y típico de los barrios lujoso de Japón, ASAI Kaiseki tiene cupo de no más de trece personas, la mayoría sentadas en una larga barra de madera, donde en frente a nosotros el Chef Yasuo Asai prepara los platillos, sirviéndolos directamente en nuestros platos.

Mi experiencia en el auténtico restaurante ASAI Kaiseki fue una de absoluto placer culinario, donde con cada platillo fui transportada al otro lado del mundo, disfrutando una comida delicadamente exquisita y verdaderamente Kaiseki.

Jaso Bakery

Jared Redon y Sonia Arias son grandes representantes de la creatividad, innovación constante y pasión que definen el éxito de la cocina de un chef. Su concepto gastronómico artesanal ha logrado sorprender a los comensales, pues integra los sabores y técnicas de la cocina americana contemporánea con ingredientes que nos identifican en el mundo, como el chile y el mole.

Los chefs dejan en claro que la gastronomía es un arte que nos abre las puertas al placer del buen comer, pero más importante, es un acto de amor. A través de sus platillos comparten con las personas las historias que les han servido de inspiración para crear cada nuevo sabor, y capturan el sabor de la tierra que se impregna en cada uno de sus ingredientes. Además de los platillos individuales también tienen algunos para compartir. Croissant de frutos rojos, el Sticky Bun con caramelo y nuez, sándwiches de pavo con mole, mariscos al grill, berenjenas marinadas en miso, lasañas, ensaladas con portobello o espárragos a la parrilla, quesos de oveja o terrinas, son una pequeña nuestra de las muchas sorpresas culinarias que nos esperan en Jaso.

Piso 51

El castillo de Chapultepec rodeado del bosque y la ciudad bajo nuestros pies, son las vistas imponentes que se tienen desde el exclusivo Club Piso 51, que ocupa tres pisos de la Torre Mayor, el rascacielos más alto de América Latina. Al lugar acuden sus socios para consentirse y tratar asuntos de negocios en un ambiente cálido. Para ser parte del club, se debe contar con una experiencia profesional ejemplar, ser una persona íntegra y líder en el área de especialización, por eso, es el club más chic y elegante de toda la ciudad.

Cada mes se realizan eventos especiales como catas de vino y degustaciones gastronómicas, respaldadas por las etiquetas más finas de vinos y los mejores chefs nacionales e internacionales. Además, diariamente se puede disfrutar de un bar de jugos en el piso 49, preparados al momento con frutas y verduras frescas y orgánicas, en combinaciones según el gusto individual.  Comer aquí es como un viaje cultural de mano de los personajes más destacado de la sociedad, que transforman la comida en una emoción permanente.

J by José Andrés

El restaurante J by José Andrés dentro del hotel W Mexico City es un lugar único.

J by José Andrés es un templo en el que nos reencontramos con todos nuestros sentidos, empezando con su colorida decoración que sorprende con la armoniosa mezcla entre modernidad y elegancia. La atención del personal hace que los comensales se sientan consentidos y cómodos, como lo estarían en su propia casa.

Chef José Andrés ha creado un mundo propio con sus propios ritmos y tiempos, donde reinan los sabores y texturas, donde resaltan los aromas y colores, tan intensos y armoniosos como los de la ambientación del lugar. En un menú donde cada platillo coquetea para ser seleccionado, es imperdible probar uno que integra dos de los ingredientes favoritos del chef, el jamón ibérico de bellota, la joya del sabor español, con caviar, dentro de lo que más amamos los mexicanos, los tacos, para crear el José Taco.

Y como decía George Bernard Shaw, “No hay amor más sincero que el amor a la comida.”

por Alexis Beard