Cuatrociénegas es un pueblo mágico que se encuentra en Coahuila y del que pocos han escuchado. Una excelente opción para descubrir este destino es el Hotel 1800, el cual lleva tres años en funcionamiento, pero un año con la nueva administración, la cual ha hecho de este hotel boutique una experiencia inolvidable. Este recinto tiene dos albercas, una familiar que tiene hamacas dentro de la piscina, lo cual es un detalle único en su tipo y la de adultos tiene unos columpios que sirven como sillas cuando estás en el bar. El clima por lo general es cálido, llega a temperaturas de 40º o más. La comida es exquisita, la especialidad es el ‘Ribeye al Tajín’, una carne de excelente calidad, aunque el toque que le da el chef es único y hará una mezcla de sabores que explotarán en tu boca.

Ahora bien, el encanto de este lugar no nada más está en su hotel, sino en sus alrededores, ya que como mencionábamos anteriormente, este estado tiene lugares secretos que pocos conocen, y que por ende, aún están en perfectas condiciones. Primero, está la ‘Poza de azul’ que aunque no puedes meterte a nadar, el tan sólo mirarla te vas a enamorar y esa imagen se va a quedar en tu cabeza para siempre. También puedes visitar la ‘Poza de las tortugas’, ‘Minas de mármol’, ‘Los Viñedos Ferriño’ o ‘Vitali’, donde podrás probar los mejores vinos de la región y por supuesto, las ‘Dunas de yeso’, hechas de arena que en realidad parece talco, pues es tan suave que te sentirás en un paraíso. ¡Tus ojos serán los testigos!

- Publicidad -

Si eres más aventurero podrás hacer una cabalgata, tener una noche astronómica, pues las estrellas parecen salidas de un lienzo, además de un tour extremo realizado en una razer y kayaking.

Por último, es importante decir que como parte de un proyecto futuro, varios socios incluyendo a los del Hotel 1800, se unirán para hacer un parque muy parecido a Xcaret. La verdad es que aunque falte mucho tiempo, ¡morimos por ver este paraíso en función!