El intenso color oro de las pinturas de Klimt proyectado en paredes, techo y suelo de una herrería abandonada del siglo XIX. El público al centro de la sala y más de 3 mil imágenes a su alrededor en movimiento. Atelier des Lumières (Taller de las luces) es el nombre de este lugar, inaugurado el pasado mes de abril en París.

El beso, Klimt. Shutterstock.

Se trata del primer museo digital de esta ciudad francesa, pero el más grande de este tipo en el mundo. 1,500 metros cuadrados en los que 140 proyectores láser y un equipo de sonido de alta definición se adueñan del espacio para llevar la cultura a otra experiencia, una envolvente.

El sitio se divide en dos zonas, la principal destinada a la proyección de grandes artistas de la historia y la segunda, a exhibiciones de menor duración con trabajos contemporáneos. Así, su apertura combina las obras de los austríacos Gustav Klimt, Egon Schiele y Friedensreich Hundertwasser, con la exposición Poetic-Ai, inteligencia artificial, piezas que abren un diálogo sobre las producciones más recientes en lo que arte digital se refiere.

- Publicidad -

El audio, parte complementaria de la experiencia que el museo ofrece, reproducirá en esta primera exposición partituras de Beethoven, Strauss, Wagner, Chopin y Philip Glass en todos los rincones de las salas.

Por ello, si en tus planes cercanos aparece un vuelo a París, dedica uno de los días de tu estancia a visitar este sitio, abierto durante toda la semana.