A un día de la boda real de Meghan Markle y el príncipe Harry, ya sabemos más detalles entorno al gran evento, y uno de ellos es el Castillo de Windsor dónde se llevará a cabo la recepción, tras la ceremonia religiosa en la capilla de St. George.

Se trata ni más ni menos que del Castillo Windsor cuya construcción es considerada una verdadera obra maestra, que alojó en sus 25 kilómetros de extensión a los soberanos británicos, durante 900 años.

El recinto tiene obras maestras de artistas reconocidos como Rubens y Rembrandt, incluyendo retratos antiguos de reyes y reinas. La decoración es totalmente apegada a las costumbres de la realeza, con grandes candelabros de cristal, armaduras de guardia y molduras doradas en los techos.

- Publicidad -

Lee: El campamento en África dónde Meghan y Harry pasarán su luna de miel

Getty Images

El castillo modificó de nombre durante la primera guerra mundial, cuando el nombre de la familia real Saxe-Coburg- Gotha cayó en desgracia, luego de que los ataques aéreos por parte de Alemania fueran llamados Gothas, situación que hizo cambiar a Casa Windsor.

Lee: Estas son las casas de lujo donde pasan el verano las celebridades

Para la reina Isabel ha sido un espacio sumamente simbólico desde que era una niña, por eso se dice que prefiere estar en el castillo porque lo considera su hogar, según los historiadores, la reina pasa grandes temporadas ahí, en las que aprovecha para montar a caballo y pasear a sus perros.

Una vez que el príncipe Harry y Meghan Markle oficialicen el enlace nupcial, subirán a un carruaje que recorrerán la ciudad de Windsor, en medio de 100 mil espectadores y millones de televidentes alrededor del mundo. Al llegar al castillo, el príncipe Carlos ofrecerá una recepción para únicamente 200 personas.