- Publicidad -

Koninklijke Luchtvaart Maatschappij (KLM) es la principal aerolínea de los Países Bajos y filial de Air France desde 2003. Paradójicamente se trata de la más antigua que sigue operando con su nombre original (establecido en 1919) y la más innovadora de su industria. 

Y es que imaginar que los viajes en avión -que requieren de una cantidad significativa de combustible- puedan ser sostenibles, es complicado. Sin embargo, el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), principal índice del desempeño de las compañías, ha reconocido al grupo Air France-KLM como una de las 58 empresas más responsables del mundo, cada una líder en su ramo. ¿Cómo lo ha conseguido?

KLM. Shutterstock.
  • Da una segunda vida a los materiales (desde el caparazón metálico hasta las alfombras interiores) de los viejos aviones.
  • Incorpora un biocombustible sustentable para reducir las emisiones de dióxido de carbono.
  • Ha fomentado el “lavado con agua”, una limpieza del motor a temperatura baja, que hace que quemen menos combustible.
  • Ha expresado su intención por reducir sus desechos en un 50% para 2025.
  • Todo lo que se ofrece en la bandeja de comida es reciclable y lo que no consumen los pasajeros se usa para crear composta.
  • Además, los alimentos y aditamentos (como el aceite para cocinar) utilizados provienen de un comercio justo y sostenibles.

Pero sus mecanismos de operación no son sólo referencia al exterior de la industria, en su dinámica interna, esta compañía holandesa recompensa a los trabajadores de cada área que presenten propuestas y acciones a favor del medio ambiente.

- Publicidad -