Shutterstock.

La forma en que nos comunicamos, nos transportamos, estudiamos, trabajamos, comemos y hasta cómo nos enamoramos es influenciada por los avances científicos y tecnológicos que logramos todos los días. Los viajes no son la excepción.

De ahí que, con la información sobre techie de la cual disponemos ahora y las herramientas que ya comienzan a implementar las diferentes empresas del sector turístico, exista una idea sobre el probable futuro de cómo exploraremos nuevos destinos.

Ventas 

La realidad virtual será una forma común de show rooming, una experiencia 3D que servirá para presentar y “vender” destinos para tu próximo viaje.

- Publicidad -

Actualmente, empresas turísticas como Thomas Cook, Qantas Airways y Destination BC han utilizado los principios de esta tecnología para ayudar a sus clientes en la planeación de un viaje.

Guías virtuales 

Siri, Cortana y Alexa funcionarán como guías que te recomienden destinos según tus preferencias, pero adicional a esto, Rob Torres, Director del brazo turístico de Google, ha afirmado que las innovaciones en móviles y el machine learning facilitarán las nuevas excursiones ofreciéndote información, basada en tu ubicación y los lugares que visitas en tiempo real.

Hoteles inteligentes 

La consultora especializada en robótica Loup Ventures, ha predicho que, en 2025, el número de robots industriales y de apoyo que se venderán será de casi 1.2 millones de unidades (en 2018 es apenas de 435,000). En los hoteles serán asistentes en la recepción, equipo de limpieza y bartenders preparando cocteles detrás de la barra.

Smart hotel. Shutterstock.

Equipaje leggero 

La ropa del futuro se caracterizará por su capacidad de interactuar con los dispositivos móviles conectados a la red. Los experimentos de marcas como CuteCircuit sugieren que las prendas estarán fabricadas con fibras inteligentes, microelectrónicas y, por supuesto, diseño de vanguardia. Los viajeros podrán sincronizar sus prendas y, desde una aplicación, regular temperaturas, colores y estampados.

Los últimos viajes

Los destinos más populares serán aquellos que corren el riesgo de desaparecer a causa del cambio climático, la sobreexplotación de recursos y el turismo desmedido. De acuerdo con la UNESCO, entre los destinos amenazados a corto plazo (de 10 a 30 años) están los bosques de Madagascar, debido a los incendios naturales y la deforestación; los glaciares del Montana National Park, que sufren un derretimiento acelerado; el mar Muerto que se está evaporando ante las altas temperaturas de la región; Venecia que, cada año, se hunde entre dos y 10 milímetros, además de que no ha modificado sus políticas turísticas; y Machu Picchu, víctima de la erosión provocada por el turismo masivo.

Mar Muerto. Shutterstock.