- Publicidad -

Desde el estilo de vida, pasando por impresiones políticas, hasta la belleza de su gente, te platicamos lo que más llamó nuestra atención al visitar Moscú, la capital rusa durante La Copa.

Moscú, por difícil de creerlo está plagada de parques y áreas verdes. La arquitectura de sus edificios son una fusión de vanguardia, que refleja su boyante economía, así como una preservación histórica que recuerda su pasado comunista y también la opulencia de la época de los zares. La experiencia mundialista ha sido tan impresionante como reveladora.

  1. Aunque las fiestas son largas, las noches son muy cortas

Debido a la posición geográfica de Moscú, el sol se pone a las 20:00 horas y vuelve a salir a las 2:30. Es lindo ver esa luz de noche mientras las calles de Moscú son una fiesta internacional.

- Publicidad -

  1. Las banquetas son una pasarela

El deporte nacional en Rusia no es el fútbol, es la belleza. Basta una caminata por la calle Tverskaya para constatar esa idea común estética que se tiene sobre este país famoso por sus modelos. Como bien lo dijo un fan latino sentado en una mesa de un restaurante: “Es que cada que camino, pienso que ya vi al amor de mi vida, pero unos metros después me olvido de ella porque ya vi a otra más linda”.

  1. En Rusia “desapareces” al cruzar la avenida

El planeamiento urbano de la ciudad es tal que las zonas peatonales de las avenidas principales no son sobre el piso, marcado por esas secuencia de líneas en blanco, como en otras ciudades. En Moscú, los cruces de avenida son subterráneos y en ellos hay locales de comida y de souvenirs. Resulta curioso no ver decenas de personas cruzando las calles.

  1. A Putin lo admiran

Bombardeados por una narrativa mediática en la que el presidente Vladimir Putin es representado como un dictador represor, al hablar con los rusos la impresión de su líder es muy distinta. “No estoy del todo de acuerdo con él, pero sí le admiro y lo respeto”, respondió un ruso en un bar cuando lo cuestionamos al respecto. “La calidad de vida desde que él es presidente ha crecido mucho. Es un líder fuerte, cuida los intereses de su pueblo y por eso lo respetamos”.

  1. Ser maestro en Rusia es una gran y estresante responsabilidad

Durante una conversación con una ciudadana moscotiva -únicamente entablada con fines periodísticos para conocer un poco más de su sociedad, política y cultura- reveló que fue maestra solo por un año porque fue muy estresante debido a que el gobierno exige mucho tiempo y preparación de sus catedráticos porque la educación de calidad es uno de los ejes de la política pública. “Ser maestro no es para todos. Yo lo intenté un año pero fue muy estresante. Se espera mucho de ti”, reveló una mujer llamada Irina; de hecho, nos explicó que existen poquísimas escuelas privadas. Pero al menos, los maestros son recompensado porque son los trabajadores que más días de vacaciones tienen al año: 56. Sí, te lo escribimos en letra para que lo creas: cincuenta y seis días de vacaciones de los 365 que tiene cada año.

Lee: Los mejores Airbnb en las 11 sedes mundialistas

  1. Los moscovitas no tienen roomies

“Es relativamente fácil hacerse de una casa”, según nos explicó nuestra entrevistada, el gobierno concede créditos con mensualidades muy aceptables para que cada quien pueda hacerse de una vivienda. Cuando le comentamos que en la Ciudad de México los jóvenes profesionistas tienen que dividir una renta para compartir 80 metros cuadrados (en el mejor de los casos), le pareció algo bastante extraño.

  1. No vas a creer lo limpia que es la cuidad

No es una exageración. Pero después de andar kilómetros por el primer cuadro de esta ciudad, jamás encontramos una sola basura en el suelo. Podría pensarse que con tanta fiesta en las calles eso no sería posible. Sin embargo, la cultura cívica de este país es tan fuerte -seguro tiene que ver con qué los policías te inspiran tanto miedo como respeto- que se permea a los turistas mundialistas. Ni siquiera la calle Nikolskaya, un corredor peatonal plagado de bares y restaurantes, se ve sucia en ningún momento.

  1. Tú mejor amigo será el traductor de Google

Es poco común que los rusos hablen inglés. Lo intentan, pero finalmente lo que harán -lo decimos por experiencia- es tomar su teléfono inteligente, decir la oración en voz alta al micrófono y mostrarte en la pantalla para que leas el significado en inglés. Si vienes al mundial, ve descargándola porque te facilitará la vida: Я серьезно, друг (eso significa, “te lo digo en serio, amigo).

  1. Los meseros no están al ritmo del mundial

El servicio en los restaurantes no es el mejor. Los meseros son lentos si lo comparamos con el servicio al que estamos acostumbrados en México. Dato importante, como en nuestro país, la propina sugerida es del 10 por ciento.

por Salvador Cisneros