- Publicidad -

“ES MUCHO MÁS QUE POSTURAS. ES LA UNIÓN DE CUERPO, ALMA Y MENTE; PERO, SOBRE TODO, ES DEJAR DE CONTROLAR LOS PATRONES DE LA MENTE Y VIVIR EN EL PRESENTE.”

Al norte de la India, entre los Himalayas y el río Ganges, está Rishikesh, un pueblo espiritual y vegetariano inundado por el sonido de los mantras.

Ahí, bajo una atmósfera de paz y tranquilidad, la yogui Jimena Gándara encontró un sinfín de escuelas de meditación, así como vestigios culturales afortunadamente preservados y una oferta gastronómica tradicional que, sumada a todo lo demás, ofrece una inmersión absoluta en la cultura hindú.

Entre clases de meditación, pranayama, filosofía, anatomía, hatha y, la World Peace Yoga School se ha convertido en un enclave en donde personas de todo el mundo se unen por y para practicarla.

- Publicidad -