LISBON, PORTUGAL (Photo by Pedro Loureiro/Getty Images)

Madonna desembarcó en Lisboa huyendo de Trump, pero principalmente para apoyar a su hijo David, apasionado del futbol y que juega en las fuerzas inferiores del Benfica y está feliz. “Creí que necesitábamos un cambio y quería estar lejos de Estados Unidos durante una temporada… el país no está atravesando su mejor momento”, acaba de decir a la revista Vanity Fair Italia.

Como no podía ser de otra manera, la Reina del Pop vive en el Palacio Ramalhete, en la zona diplomática de Lapa. Es un edificio del siglo XVIII que antes era un encantador hotel y que alquila con opción a compra preferencial.

Michael Fassbender también se decantó por vivir en un edificio antiguo, se trata de una planta del Palacio de Santa Helena (del siglo XVI). Le costó dos millones de dólares y la inversión valió la pena porque tiene vistas espectaculares a la desembocadura del río Tajo, en el Atlántico.

- Publicidad -

Monica Belluci es otra enamorada de las medievales calles empedradas de la capital. Ella tiene un amplio departamento en el céntrico barrio de la Alfama y es vecina de edificio del diseñador Christian Louboutin.

Lee: Paradas obligadas al recorrer el País Vasco

Scarlett Johansson es la nueva chica de la ciudad, pues apenas en mayo compró un departamento en otra zona céntrica llamada Príncipe Real.

Además de casa, John Malkovich tiene negocios en Portugal, a donde dijo hace un tiempo que quería ir a jubilarse. El actor es socio de varios restaurantes y una discoteca en la ciudad, y compró su casa hace más de 15 años.

También han sido vistos por ahí en plan de compra al baterista Phil Collins y hasta a la exitosa Ariana Grande, quizá seducidos por ese aire de ciudad antigua, capital de un antiguo y poderoso reino y hoy nueva ciudad favorita de las celebs en Europa.