Foto: Shutterstock
- Publicidad -

Guerras, cambio climático y turismo masivo. Los sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO reciben un alto grado de protección, pero en muchos casos es este mismo status el que las convierte en puntos de interés para los tantos viajeros o los ataques por causas políticas y sociales.

Por eso, cada año la UNESCO publica una lista de los sitios en peligro y, este año, las amenazas principales son conflictos armados, desastres naturales, cambios climáticos radicales, desarrollos urbanos, caza ilegal, contaminación y incendios.

Esta lista, que tiene como propósito servir de recordatorio de los lugares que necesitan mayor protección, cuenta con 54 sitios, muchos de los cuales han sido agregados en los últimos cuatro años.

Foto: Shutterstock

Viena, Austria

- Publicidad -

Los proyectos arquitectónicos contemporáneos están destruyendo la histórica silueta de la ciudad. Para la UNESCO, quienes visitan Viena buscan disfrutar de su legado musical, sus palacios imperiales y sus jardines, por lo que las nuevas propuestas están quitándole valor a la experiencia.

Foto: Shutterstock

Río Plátano, Honduras

Juntando está reserva con otras en Honduras y Nicaragua, se encuentra el área boscosa más grande de América Latina después del Amazonas. Entre las montañas forradas de vegetación, las planicies y las lagunas, existen comunidades indígenas alejadas de toda globalización, así como distintas especies animales en peligro de extinción, como el mono araña, el tapir y el manatí.

Foto: Shutterstock

Shakhrisabz, Uzbekistán

Con 2000 años de antigüedad, el centro histórico reúne paredes medievales y mezquitas con tomos azules, en una mezcla de estilos arquitectónicos que relatan el desarrollo de la ciudad. Su amenaza principal es la creación de infraestructura para soportar al turismo masivo.

Foto: Shutterstock

Monumentos Medievales, Kosovo

El país entero está lleno de iglesias y monasterios decorados con pinturas bizantinas, que tuvieron un fuerte crecimiento en los Balcanes entre los siglos XIII y XVII. Sin embargo, muchos de estos están amenazados por la inestabilidad política.

Foto: Shutterstock

Potosí, Bolivia

Hace 500 años, esta pequeña ciudad en los Andes Bolivianos se convirtió en una sede industrial de los conquistadores españoles. Hoy, aún se pueden ver los restos de los complejos, las minas, los acueductos y los monumentos a los obreros. Pero el cerro en el que se encuentra Potosí está en riesgo de colapsar.

Foto: Shutterstock

Niokolo-Koba National Park, Senegal

Al borde del río Gambia, el Niokolo-Koba National Park es hogar de chimpancés, leones, leopardos y elefantes. La caza furtiva y el desarrollo de una presa en el río han creado una alerta para la UNESCO, que está intentando que el gobierno intervenga.

Foto: Shutterstock

Kasubi Tombs, Uganda

En una cima al este de la ciudad se encuentran las tumbas construidas en 1882 para enterrar a los reyes. Con tubos de madera, amarres de paja y detalles en barro, el edificio principal de este complejo sufrió un incendio en 2010, dejando lo demás en un estado de suma fragilidad.

Foto: Shutterstock

East Rennell, Islas Solomón

La UNESCO estima que el 62% de sus sitios están amenazados por el cambio climático y especialmente en Rennell Island, al sur de las Islas Solomón, en donde East Rennell es el arrecife de coral levantado más lardo del mundo. Los niveles de temperatura del agua están afectado el ciclo de vida de dicho hábitat, así como los cada vez más frecuentes ciclones.

Foto: Shutterstock

Chan Chan, Perú

Chan Chan es la ciudad de arena más grande en la América pre-colombina. Construida hace 600 años, la antigua capital del imperio Chimu muestra paredes de arena que dividen la ciudadela en 9 distritos, cada uno con casas y plataformas funerarias. Esta fue siempre una zona desértica, pero las lluvias de hoy en día están destruyendo las construcciones.

Foto: Shutterstock

Liverpool, Inglaterra

Famosa por las canciones de los Beatles, la ciudad de Liverpool ha jugado un papel determinante en la historia de la nación. Al igual que con Viena, la UNESCO teme que los desarrollos modernos roben el protagonismo a los edificios históricos y las estructuras del siglo XX, especialmente de sus muelles.