- Publicidad -

Whisky en las rocas, una chimenea a la espalda y vistas a los dramáticos paisajes de Escocia desde la comodidad de una de las destilerías más antiguas del mundo. ¿Te parece un sueño? Hoy lo puedes hacer realidad.

Con más de 185 kilómetros, el recién presentado Hebridean Whisky Trail lleva a los viajeros a visitar distintas destilerías a través de la costa al norte del país, así como en tres de las islas más remotas: Skye, Raasay y Harris.

Entre profundos acantilados, terrenos completamente verdes y castillos antiguos, las villas que recorre la ruta albergan distintas tabernas y restaurantes tradicionales, que complementan la experiencia entre visitas a las destilerías.

- Publicidad -

Lee: Guía para viajar solo sin miedo

En la costa de Loch Harport, con vistas a la cadena montañosa Cuillin, se encuentra Talisker, construida en 1830. En la Isla de Skye, está es una de las visitas más icónicas. En Raasay, conocida por sus senderos boscosos y los caminos con vistas a la costa, está la Isle of Raasay Distillery. Aquí usan solo agua proveneinte de las montañas volcánicas de la región. En la última isla está la Isle of Harris Distillery, con enormes ventanales que ofrecen vistas ininterrumpidas a las playas mientras se disfruta de un vaso de whisky.

Hebridean Whisky Trail es una de las tantas rutas existentes en Escocia para los amantes del destilado. Si este no es suficiente, puedes extender la experiencia en el Malt Whisky Trail, que visita siete destilerías en la región de Speyside.