Shutterstock
- Publicidad -

Dormir en el avión suele ser bastante complicado, exceptuando sólo a aquellos que pueden dormir hasta parados, la gran mayoría de nosotros encuentra bastante complicado lograr descansar de verdad durante un vuelo. Algunos pensamos que por volar en primera clase dormiremos mejor, pero en realidad hay algunas cosas que puedes hacer para descansar de verdad sin importar en dónde vayas sentado.

Adam White, director de Factorydesign, ha trabajado por más de 30 años en asegurarse de que las cabinas aéreas puedan ser de lo más cómodas para los pasajeros, y nos ha dado algunos consejos básicos que bien valdrá la pena poner en práctica en tu próximo vuelo, comenzando con reclinar tu asiento lo más que se pueda, eso no es cuestionable.

5 artículos que no te deben faltar en tu próximo vuelo

Temperatura

- Publicidad -

Primero regula la temperatura en un nivel que te sientas a gusto, si necesitas usar la cobija, asegúrate de ponerla por debajo de tu cinturón de seguridad para que no te despierten y así evites que te pregunten si lo llevas abrochado una y otra vez.

Shutterstock

Ruido

Ponte los audífonos de inmediato, no precisamente debes prenderlos, esto ayudará a cancelar el sonido y será mucho más fácil comenzar a relajarte. Actualmente los aviones cuentan con muchas formas de entretenimiento, en algunos podrás encontrar el canal de sleep-mode o simplemente sintoniza algo tranquilo que te prepare para descansar de verdad.

Esta es la razón por la que deberías hablar con tu compañero de asiento en un avión

Shutterstock

Luz

Siempre baja la luz, entre más tenue será mucho mejor, no seas esa persona molesta que abre la ventana por completo cuando tratas de cerrar los ojos para descansar, especialmente cuando se trata de viajes donde cambia el horario.

Por último Adam White nos sugiere seguir el mismo ritual cada vez que abordamos un avión, tener tu propio ritual te ayudará a preparar tu cuerpo y mente para realmente descansar. Ya sea que esperes a que el servicio termine y todo esté más tranquilo después de abordar, o bien lo hagas en cuanto llegues a tu asiento, aprovechar las horas que pasas en el aire para descansar será siempre una gran ventaja.