- Publicidad -

Este hecho poco conocido tuvo lugar en la década de los 80, cuando ella y el príncipe Carlos todavía estaban casados. Pero a más de dos décadas de esta gira por los Estados Árabes del Golfo, los encargados de realizar el vestido de novia de Lady Di, han revelado una serie de bocetos de toda la ropa que usó en ese viaje, incluida una burka. 

La princesa Diana siempre se caracterizó por romper los protocolos reales, así como algunas barreras ideológicas, tal fue el caso del día que pensó en usar una burka durante su visita a Arabia Saudita.

Los diseñadores David y Elizabeth Emanuel publicaron los bosquejos que presentaron a Diana para que eligiera el que le agradara más, todo en torno a este viaje. La propuestas de los creadores eran cuatro conjuntos bajo la misma línea: mangas largas y discretos ante todo.

- Publicidad -

El primero de ellos era una abrigo azul marino con una raya blanca, que se sugería se usara sobre un vestido blanco. Otra propuesta era un vestido blanco y negro de satén de seda; un vestido de noche morado y otro de seda blanca.

Sin embargo, un quinto atuendo quedaba bajo reserva aunque también fue bosquejado. Se trataba ni más ni menos que de una burka -prenda de vestir tradicional, usada por mujeres en algunos países que profesan el islamismo- que de la misma manera que el resto de las mujeres cubriría completamente a Diana de Gales, dejando libre únicamente la mirada de la princesa.

Ahora, después de 21 años del trágico fallecimiento de Lady Di estos bocetos han llegado a una casa de subastas RR Auctions, en Estados Unidos. La colección contiene los trazos de los vestidos que usó, el muestrario de telas con las que se confeccionaron, así como una carta fechada con el 2 de junio de 1986 enviada por Anne Beckwith-Smith, dama de compañía de Diana para describir los requisitos rigurosos que quería la ex de Carlos para sus atuendos.

El primer ‘mini’ palacio que la reina Isabel II recibió a los 6 años

“Ciertos requisitos especiales relativos a la vestimenta deben ser observados y le escribo para preguntar si sería posible enviar a la princesa de Gales algunos bocetos para el día y la noche, de los que su alteza real podría seleccionar los elementos para esta gira”, decía la carta.

La colección que fue enviada a un coleccionista privado para su venta también incluye una factura que indica que cada vestido tuvo un costo de entre 275 euros y 450, cada uno. 

La vicepresidenta ejecutiva de la casa de subastas RR Auctions, Bobby Livingston aseguró que de acuerdo con los diseños, Diana siempre trató de ajustarse a las costumbres de aquel país , usando ropa que dejaran poco al descubierto aunque sí mostró el cuello y no se cubrió la cabeza. 

Aunque en esa visita Diana no usó la famosa burka, sí demostró que este era el principio de una sensibilidad y un sentido humano hacia otras culturas.