Foto: Getty Images
- Publicidad -

En medio de su nueva vida como mamá primeriza y en busca de su séptimo título del US Open, Serena Williams platicó con Travel + Leisure acerca de sus rituales imperdibles antes de tomar un vuelo, una situación constante para la segunda tenista con más títulos de Grand Slam en la historia del deporte blanco.

Si bien Serena suele volar por lo menos una vez a la semana, desde hace más de 10 años, tomar un vuelo no le ha desarrollado rituales imprescindibles para antes, o después, de viajar.

“Debería hacer ejercicio antes de los viajes, pero no lo hago. Soy muy mala con esas cosas. Mis actividades de antes de los vuelos se basan en sentarme, mover las piernas y después dormir”, señaló entre risas Serena desde el Lotte New York Palace, en donde se hospeda durante su participación en el Abierto estadounidense.

Foto: Getty Images
- Publicidad -

Si bien no es obligatorio, Serena prefiere viajar en el asiento de la ventana, pues así evita pararse para dejar pasar a las personas y además “me recargo en la ventana para dormir”, contó; los dos elementos que nunca le faltan en los aviones son una manta que le regaló su marido, Alexis Ohanian, y un oso de peluche llamado Max: “Tengo a Max desde hace aproximadamente ocho años. Lo obtuve en una tienda en la que puedes armar a tus muñecos de felpa. Ya lo he restaurado antes, pero creo que necesita otro tratamiento pronto”.

Los rituales de Williams no van mucho más allá de unos audífonos, la puntualidad y Max, pero desde la llegada de Olympia, su primogénita, las salas de espera no representan la misma calma que antes.

“Ahora que tengo a Olympia, corro detrás de ella para que se siente. Tiene muchísima energía y eso se convierte en una experiencia en los aviones. Todavía no tengo tips ni recomendaciones para eso, sigo en aprendizaje”, compartió la 23 veces campeona de Grand Slams.

Foto: Getty Images

Las vacaciones de Serena Williams se acercan con el fin de la temporada tenística, y aunque aseguró que no tiene planeado ningún destino específico para seguir disfrutando el desarrollo de su pequeña, la menor de las Williams confesó que en su bucket list destacan las Islas Seychelles.