Shutterstock
- Publicidad -

¿Cuándo fue la última vez que, a mitad de un viaje, tuviste que cambiar tus planes por una fuerte tormenta o una ola de calor extremo? Las condiciones naturales son siempre un factor a considerar al elegir un nuevo destino, especialmente si lo que se busca es desafiarlas.

Entre explosiones volcánicas inminentes, desiertos con las condiciones más extremas y franjas en la tierra que se abren sin aviso alguno, estos son los destinos con las condiciones naturales más peligrosas del mundo.

Shutterstock

Desierto Danakil, Eritrea

El apodado ‘infierno sobre la Tierra’ se encuentra situado en el Cuerno de África, en donde las temperaturas alcanzan los 60 grados centígrados, el viento es caliente y el agua llega a los 90 grados. En el terreno volcánico se han creado formaciones de sulfuro, sal y azufre que brotan de la tierra, creando un paisaje surrealista y amenazante.

- Publicidad -

A pesar de sus condiciones extremas, el desierto es habitado por una tribu conocida por su capacidad por soportar la temperatura. Para los más intrépidos, existen peligrosos recorridos turisticos que llevan a conocer distintos paisajes y la forma de vida de los afar.

Shutterstock

Lago Natron, Tanzania

Hace unos años, dieron la vuelta al mundo las fotografías de Nick Brandt que mostraban las figuras petrificadas de distintos animales flotando en un lago, el Lago Natron. Ubicado en la frontera entre Kenia y Tanzania, este es un cuerpo de agua salada, sin salida al mar, tan cáustico que provoca fuertes quemaduras en la piel y los ojos.

El lago más grande y profundo del planeta está en Rusia

Aunque la serie de imágenes de Brandt fue orquestada con animales que encontró en las orillas del lago, lo cierto es que se cree que permanecieron conservados por los compuestos del agua.

Shutterstock

Monte Washington, Estados Unidos

Con 1917 metros de altura, este es el pico más alto al noreste del país. Ahí, el viento sopla a 372 kilómetros por hora y la temperatura alcanza los -44 grados centígrados. Peor aún es el dato de que, desde 1849, más de 135 personas han muerto al intentar visitarlo.

El monte se encuentra en el punto exacto en donde se juntan los vientos de Canadá, los Grandes Lagos y del Atlántico. Esta condición no solo ha generado hasta seis metros de grosor de nieve, sino que ha provocado que varios exploradores salgan volando hacia el precipicio.

Shutterstock

Volcán Sinabung, Indonesia

En 2010, el volcán Sinabung hizo erupción después de 410 años. Después volvió a activarse en 2013 y, desde entonces, no ha cesado su actividad. Considerado como uno de los más peligrosos, el volcán está en constante monitoreo y hoy está en el nivel máximo de alerta.

En sus últimas erupciones, se han visto columnas de lava alcanzando los 2 kilómetros, seguidas de peligrosos temblores y tormentas de ceniza que han llegado a cubrir un radio de 1 kilómetro y medio. Poco a poco, los habitantes de la zona se han alejado y hoy está prácticamente desierta, pues nadie puede asegurar cuándo terminará la actividad volcánica.

Shutterstock

Isla de las serpientes, Brasil

A unos 150 kilómetros de la costa de Sao Paulo, existe una isla poblada por serpientes letales. Tan letales, que el gobierno ha restringido el acceso y solo la pueden visitar los científicos que presenten un proyecto de estudio y consigan los permisos pertinentes.

Los cálculos estiman que hay entre una y cinco serpientes por metro cuadrado y, entre estas, sobresale una especie endémica llamada ‘Bothrops insularis’, caracterizada por su lomo dorado. A esta se le atribuye el 90% de las muertes por picadura de septiente en el país.

Shutterstock

Valle de la Muerte, Rusia

En la península de Kamchatka, Rusia, se encuentra uno de los destinos más peligrosos del mundo, el Valle de la Muerte. Con 2 kilómetros de largo y unos 300 metros de ancho, este se ha convertido en una trampa mortal durante los últimos 80 años, en los que se han encontrado 100 cadáveres humanos.

Noruega tendrá una supercarretera para que puedas recorrer el país entero en 10 horas

Los científicos no han podido explicar la razón por la cual los seres vivos que se acercan mueren en pocos minutos. La teoría más fuerte es que la atmósfera está llena de gases volcánicos que causan una rápida intoxicación, pero al encontrar evidencia de vida de plantas, animales y bacterias, la hipótesis no llega a explicar por completo el fenómeno.

Shutterstock

Depresión de Afar, Etiopía

Durante un fuerte temblor en 2005, se abrió una inmensa grieta en la superficie de Danakil, en Etiopía. Esta fisura, que tiene aproximádamente 60 kilómetros de largo y 2 metros de profundidad, se ensancha 2.54 centímetros cada año.

Durante los últimos años se han ido descubriendo varias grietas en la zona, que se atribuyen a los peligrosos movimientos del volcán Erta Ale, uno de los más activos en el país, que ha obligado a las comunidades cercanas a huir.