Shutterstock

Los asiáticos siempre tienen algo que inventar, sobre todo en materia de cuidado personal, y ahora sorprenden al mundo wellness con sus baños de café, té verde, ramen o el más popular, el vino, una práctica que tal vez ni al mismo Baco se le ocurrió.

En Hakone, ciudad reconocida nivel mundial por su aguas termales, se encuentra un spa, que cuenta con una gran diversidad de servicios para el cuidado personal, como el fish Spa, donde los peces se encargan de comerse las células muertas de tus pies, hasta el baño de medusas, donde puedes nadar en una cueva iluminada por estas criaturas fluorescentes.

Pero eso no es todo, los expertos wellness de este lugar han llevado el baño a otro nivel y puedes remojar tu cuerpo en cualquier bebida, solo que no estará servida en una taza o en una copa, sino en una jacuzzi para que te des gusto.

- Publicidad -

En el sitio yunessun.com, detalla algunos de los baños que puedes disfrutar solo en este lugar, y aunque suena un poco loco, ha sido un éxito entre sus visitantes.

Baño de café

Este baño está hecho de café de baja temperatura estilo Nel Drip, del que se dice, tiene efectos energéticos, relajantes y embellecedores para la piel.  Además de que se disfruta su aroma durante toda la sesión.

View this post on Instagram

來泡溫泉-咖啡

A post shared by JC Chen 潔西 제시 (@jinmiaong) on

Paisajes en la naturaleza que merecen ser vistos de noche 

Baño de vino

Este baño de vino tiene un color de uva brillante y rico aroma. Es Utilizado como baño de rejuvenecimiento, se dice que fue amado por personas como Cleopatra y Queen Mary. Es un baño en el que también puedes esperar efectos de embellecimiento de la piel.

Baño de cerámica

El baño de cerámica utiliza cerámica tradicional japonesa ‘Shigaraki ware’. Aquí, varias personas pueden ingresar contigo. Por la noche, puedes relajarte mirando el claro cielo estrellado de Hakone.

Baño escénico al aire libre

Si lo que quieres es disfrutar del paisaje de Hakone, puedes optar por un baño al aire libre de 40 metros de altura. En otoño, el baño tiene una magnífica vista de las montañas y en invierno podrás ver cómo están envueltas en vapor.