Unsplash

Una de las mayores ventajas de tener pareja es contar, siempre, con un compañero de viaje. Y es precisamente viajando, que logramos conocer a esa otra persona a profundidad. Sea una escapada de fin de semana o una aventura en un destino exótico, un viaje siempre asegura compartir experiencias nuevas, enfrentarse a retos y aprender algo nuevo sobre nosotros mismos y sobre quien nos acompaña. Experiencias que crean una cercanía, imposible de conseguir de otra manera, y que los ayudarán a descubrir si son tan compatibles como piensan.

Unsplash

Escapada de fin de semana -sin WiFi-

Desde elegir el destino, hasta llevar a cabo toda la organización detrás, un fin de semana puede ser un primer acercamiento a los viajes en pareja y aquí empezarán a conocerse a profundidad. Si buscan descansar de la vida urbana durante unos días, ¿por qué no dar un paso más y desconectarse por completo del mundo digital? La experiencia será un reto, pero les dará muchas horas de convivencia sin ninguna distracción.

Unsplash

A su destino favorito

¿Qué mejor manera de conocer a otra persona que en su lugar favorito en el mundo? Parte de ser compatibles tiene que ver, también, con el tipo de lugar que les gusta visitar. Al final, si deciden estar juntos, les queda una vida de compromisos y viajes por planear en conjunto. Aquí, además de conocer un poco más de la personalidad, conocerán la facilidad del otro de dejarse guiar y su apertura para experimentar situaciones únicas.

Unsplash

Un road trip

- Publicidad -

Un viaje en carretera provocará que pasen horas en un diminuto espacio sin otra compañía que ustedes mismos. Este es el mejor momento para hablar durante horas y ver cómo fluye la conversación, probar la comodidad de los silencios, hacer compromisos para manejar y detenerse, y hasta descubrir los gustos musicales de cada uno.

Unsplash

A un lugar con otro idioma

Pocas cosas pueden provocar tanto estrés como viajar a un destino en donde no te puedes comunicar con los locales. Por eso, no hay mayor prueba de paciencia que esta. Este viaje los hará trabajar en equipo para conseguir lo que quieran y les dará infinitas anécdotas para reírse el resto de su vida.

Viaje con amigos

Vivir en pareja implica, también, llevarse con los amigos del uno y del otro. Un viaje con ellos es la mejor manera de romper el hielo y entablar una relación mucho más cercana. Además, ellos también son una buena manera de poner a prueba tu decisión; desde la forma como se lleven, hasta los comentarios que recibas después, esta convivencia intensiva te hará aprender un poco más de tu relación.