Foto: Shutterstock

Al viajar a un nuevo destino, hay que absorber la experiencia completa. Y esto incluye a la comida tradicional, nos parezca exquisita o no. Por medio de la comida podemos llegar a entender mucho mejor la historia y cultura de una ciudad en particular.

Pero, ¿qué pasa cuando probar un platillo típico se convierte en una experiencia desagradable? Estos son los cinco alimentos tradicionales más repugnantes del mundo. Si visitas estos lugares, atrévete a probarlos.

Antichuchos, Perú

Foto: Shutterstock

El anticucho, un platillo típico de la gastronomía peruana, se prepara tradicionalmente con corazón de res. Para servirse, se marinan los corazones con aceites y especias y se dejan macerando durante un día. Después, se colocan sobre una parrilla y se fríen por ambos lados. Hoy en día es fácil encontrar este platillo en cualquier esquina de las ciudades principales, sobre puestos improvisados. Aquí es posible encontrar anticuchos de corazones de otros animales.

Huevo Centenario, China

Foto: Shutterstock
- Publicidad -

Considerado una delicia china, este platillo se consigue al reservar un huevo de gallina o codorniz a la intemperie bajo una mezcla de cal viva, arcilla y distintas raíces. Después de meses de conservación, la yema del huevo se torna color marrón con ciertos destellos verdes y despide un olor rancio muy potente. Con una consistencia gelatinosa, el Huevo Centenario es consumido como entrada en muchos restaurantes del país.

Stinking Toe, Jamaica

Foto: Shutterstock

Fruta del árbol más grande del Caribe, esta está contenida dentro de una cáscara muy gruesa que podría imitar la forma de un dedo; de ahí su apodo. Cuando se quiebra la cáscara, se libera un olor tan fuerte y desagradable que llega a marear a todo el que esté cerca. Para comer las semillas hay que sacarlas de una masa color beige que las rodea y, entonces, tienen un sabor muy dulce, como una cucharada de azúcar.

Haggis, Escocia

Foto: Shutterstock

Elaborado a base de pulmón, estómago, hígado y corazón de oveja, el Haggis es el platillo más popular de Escocia. La mezcla se prepara con verduras picadas y ciertas especias y, después, es embutida dentro de una bolsa hecha del estómago del animal. Después de cocerse durante varias horas, este se disfruta caliente, en la mesa y acompañado por whisky o cerveza.

Garum, Roma

Foto: The Disgusting Food Museum/Anja Barte Telin

Este líquido es producto de la fermentación de vísceras de pescado. Tiene una historia bastante antigua, pues en el Imperio Romano se consideraba que era un afrodisiaco. Hoy, el garum no se consume directamente, sino que se emplea como condimento para dar sabor a ciertas comidas. Es posible pedir un poco de este líquido en cualquier restaurante para acompañar el platillo que se acaba de ordenar.

Si quieres conocer más platillos desagradables, conoce el nuevo Disgusting Food Museum en Suecia.