Los viajes largos suelen estar llenos de aventuras, experiencias únicas e increíble comida, para mi, uno de los highlights de cualquier viaje resultan ser los platillos nuevos que disfruto en cada destino. Desde comida callejera (que por lo general suele ser de mi favorita) hasta exquisitos postres en algunos de los restaurantes más populares de cada ciudad.

No hace falta irse más de dos semanas para considerar un viaje largo, uno puede pasar tres días en un crucero y por alguna razón comer como si no hubiera un mañana. Lo mismo suele pasar cuando nos hospedamos en un all inclusive. En estos casos, considerar hacer un detox puede ser la mejor manera para regresar al día a día.

Si eres primerizo puedes intentar hacer un detox de un día o si te sientes valiente podrías tomar el de 3 días -los hay hasta de 10 días o más. Esto ayudará a limpiar tu organismo y te sentirás mucho más ligero, renovado y lleno de energía. Puedes considerar diferentes opciones, yo opté por probar el programa de Elixir, los jugos llegan frescos a tu casa todos los días para mantener intactos los nutrientes y enzimas de las verduras y frutas utilizadas. Aparte las instrucciones son muy precisas.

- Publicidad -

Lee: ¿Qué comer durante un viaje en coche?

Durante el detox

A muchos les resulta un poco aterrador pensar que sólo tomarán 6 jugos al día y no probarán comida solida. La verdad es que en mi experiencia no fue nada difícil, lo jugos son ricos, cada botella es de 500 mililitros y quedas bastante satisfecho al terminarlas, lo mejor, las tomas cada 2 horas y media. En realidad no te da tiempo de tener hambre, cuando ya estás tomando el siguiente. Todos los jugos son diferentes así que siempre tienes un nuevo sabor por probar.

La gran ventaja es que dormirás mejor, puedes llegar a sentirte un poco débil, pero al final tendrás más energía. Notarás que tu piel se limpia, y sin duda te sentirás mucho más ligero. Una forma en la que tu cuerpo expresa agradecimiento.

La parte complicada

Puede resultar difícil de creer, pero la parte más complicada es regresar a comer cosas solidas. Tu estómago no ha trabajado como de costumbre por tres días, así que no creas que al llegar el día 4 podrás ir por esa hamburguesa que tanto te gusta. Debes tener una dieta rigurosa de alimentos blandos por los siguientes dos días, y paulatinamente introducir los alimentos como el pollo o el pescado. La dieta post-detox es parte del programa, la puedes consultar aquí, al seguirla obtendrás mejores resultados.

El punto de este proceso, es realmente desintoxicar tu cuerpo y empezar a comer más sano. No habrá rastro de esas vacaciones en tu cuerpo.