Para los conservadores el vino siempre tiene la opción perfecta para maridar con una gran variedad de quesos y no hay necesidad de buscar más. Para otros el whisky o la cerveza pueden ser una buena coincidencia. Sin embargo, los más atrevidos encuentran buenas combinaciones casi en cualquier bebida; nosotros estamos en ese rubro, por eso elegimos 5 bebidas sin alcohol que van bien con queso y aquí te las dejamos para que lo compruebes.

Chocolate

Probablemente has combinado algún queso con chocolate sólido y hasta tienes un favorito. ¿Qué pasa si esta vez intentas hacerlo con una taza de chocolate tibio? La recomendación es que elijas un queso azul, que tiene un sabor fuerte, para maridarlo con un chocolate amargo; lo mejor es que la bebida sea espesa y esté tibia.

Foto: Unsplash

Limonada

Sí, leíste bien, una limonada clásica natural es una buena opción. Sólo tienes que prepararla con poca azúcar (o nada) y agregar romero, lavanda o la hierba que prefieras. Luego pruébala con un poco de queso de cabra fresco, podría ser un Gouda joven. Lograrás un maridaje de contraste que te va a encantar.

- Publicidad -

Lee: Estos son los lugares que debes visitar si amas el queso

Café

Si al final de una comida pediste cheescake y lo acompañaste con café americano, entonces esta es tu combinación. Y es que la acidez del café y la cantidad de taninos reducen las grasas, así que el contrapeso es algo cremoso. La mezcla es, casi, como si le echaras crema a tu café.

Foto: Unsplash

Esta bebida de sabores sutiles, tiene una buena astringencia, especialmente si hablamos de un Oolong o un Pu’er envejecido van bien con queso tipo Gouda añejo. Este maridaje, incluso, puede funcionar mejor que cuando lo haces con un vino o un whisky. También, si prefieres, elige una infusión de cítricos y combínala con queso fresco.

Refresco

En general, las burbujas no le hacen bien al queso porque resaltan la grasa y afectan su sabor; pero en el caso del agua mineral con un toque de limón o de algún otro cítrico o un refresco bajo en azúcar, te permite experimentar tanto con quesos frescos, como maduros.

Foto: Unsplash