Unsplash

Si has volado alguna vez desde el Aeropuerto Internacional de la CDMX, seguramente entiendes que está saturado y es urgente hacer algo al respecto. Después de meses de discusiones, debates y argumentos sobre qué se debía hacer para solucionarlo, se llevó a cabo la Consulta Ciudadana propuesta por AMLO.

Según los resultados preliminares, la mayoría de los votantes prefirió la opción de acondicionar dos pistas en la Base Militar Aérea de Santa Lucía y dejar funcionar al aeropuerto actual.

Estos son los puntos básicos que te harán entender la votación y el resultado.

- Publicidad -

Decisión

La votación estaba entre dos posibles soluciones: continuar con la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco (NAIM) y dejar de utilizar el actual o reacondicionar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y construir dos pistas en Santa Lucía.

Maqueta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM)

Argumentos a favor y en contra

Cada una de las opciones fue defendida o criticada por distintos sectores. De Santa Lucía se defendía el menor costo de construcción y mantenimiento, el bajo impacto ambiental y la operación del aeropuerto actual. En contra, se criticaron las complicaciones logísticas y otros costos para las aerolíneas, las pérdidas económicas por la cancelación de Texcoco, la afectación del presupuesto federal y la inviabilidad de continuar las operaciones en el Aeropuerto Benito Juárez.

Algunos de los pros de Texcoco eran la cercanía con la CDMX, la generación de empleos, la mayor capacidad para pasajeros y la nula afectación al presupuesto federal, al ser un proyecto privado con un financiamiento actual del 69%. Las críticas argumentaban un incremento del costo de construcción y un retraso en la misma, las afectaciones ambientales y el cierre del aeropuerto actual y la base militar de Santa Lucía.

Argumentos a favor y en contra

Cada una de las opciones fue defendida o criticada por distintos sectores. De Santa Lucía se defendía el menor costo de construcción y mantenimiento, el bajo impacto ambiental y la operación del aeropuerto actual. En contra, se criticaron las complicaciones logísticas y otros costos para las aerolíneas, las pérdidas económicas por la cancelación de Texcoco, la afectación del presupuesto federal y la inviabilidad de continuar las operaciones en el Aeropuerto Benito Juárez.

Algunos de los pros de Texcoco eran la cercanía con la CDMX, la generación de empleos, la mayor capacidad para pasajeros y la nula afectación al presupuesto federal, al ser un proyecto privado con un financiamiento actual del 69%. Las críticas argumentaban un incremento del costo de construcción y un retraso en la misma, las afectaciones ambientales y el cierre del aeropuerto actual y la base militar de Santa Lucía.

Votación, polémica y resultados

Los días 25, 26, 27 y 28 de octubre se llevó a cabo la Consulta Ciudadana. Según los datos oficiales, hubo un millón de votantes, de los cuales el 69.94% prefirió reacondicionar el actual aeropuerto y construir las pistas de Santa Lucía, mientras el 29.09% votó a favor del NAIM.

Con este resultado, queda cancelada la obra de insfraestructura del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y comienza la planeación para habilitar la base militar de Santa Lucía.

¿La polémica? Durante la votación, distintas personas y medios de comunicación reportaron fallas en la app y trabas en las mesas de votación que sembraron dudas sobre la veracidad de los resultados. Sin embargo, AMLO dijo que respetaría la decisión de la población.

Tiempo estimado de traslado entre el Aeropuerto Internacional Benito Juárez y el AISL

El ganador

El AISL estará ubicado en la Base Aérea Militar de Sana Lucía, ubicada en el municipio de Zumpango, Estado de México.

Entre otros, el mayor costo de esta infraestructura está relacionado con la viabilidad. Estas pistas se encuentran a 45 kilómetros del actual aeropuerto, rumbo al norte, hacia la carretera México-Pachuca. Para llegar desde el centro de la CDMX, tomará entre una hora 15 minutos y dos horas, de acuerdo con Google Maps.

Para solucionar el tema, se construirá un brazo del Dstribuidor Vial y se considera una Terminal de Autobuses dentro del aeropuerto, así como un tren rápido para conectar a las terminales actuales con el AISL.