Selina

En México la muerte se vive y se celebra. Alrededor de todo el país, los muertos son recordados a través de ofrendas, fiestas y festivales llenos de color, música y gastronomía. Pero si en un destino se vive el folclore del Día de Muertos en todo su esplendor, es en Oaxaca.

Reconocido como el estado más enriquecido natural y culturalmente, Oaxaca representa a la perfección esta manifestación de tradiciones mexicanas. Este Día de Muertos, vale la pena adentrarse en sus distintos destinos para ser parte de la celebración.

Selina

 

Oaxaca de Juárez

- Publicidad -

La capital del estado tiene una amplia agenda durante los próximos días. Desde ayer está la feria ‘Sabor a Oaxaca’, con pan de muerto y chocolate. Un inmenso altar tradicional se ubica en la Alameda León, mientras que el Templo de Xochimilco será sede de distintas actividades bajo el nombre ‘Muertos entre Flores’. Los días 1 y 2 de noviembre se celebrarán distintos concursos de calaveritas literarias, exposiciones y paseos nocturnos en bicicleta.

Selina

 

Santiago Suchilquitongo

Muy cerca del centro, se encuentra Santiago Suchilquitongo, una villa de Etla. El programa ‘Fieles Difuntos’ cuenta con una amplia exhibición de altares y tapetes, kermeses y las tradicionales danzas llamadas ‘Cuadros de Mascaritas’. El viernes 2 se celebrará la ‘Noche de Luces’, una noche para encender velarias y llevar ofrendas al panteón de la localidad.

Selina

 

Puerto Escondido

En una de las playas más icónicas del país se celebran las ‘Fiestas de noviembre’, que desde el 26 de octubre y hasta el 30 de noviembre reúnen eventos de gastronomía, música, cultura y deportes. Los días que rodean al festejo del Día de Muertos, la región adopta los colores típicos mexicanos para dar la bienvenida a catas de pan y chocolate y fiestas temáticas.

Ya estando en Oaxaca, vale la pena pasar unos días más en sus costas, para descubrir la laguna bioluminiscente de Manialtepec o pasar unos días practicando surf. Hospédate en Selina, un hotel de línea nómada que cuenta con espacios naturales, inmersos en el paisaje tropical. Aquí podrás tener un acercamiento a la cocina oaxaqueña más tradicional, pero también al estilo contemporáneo que la reinventa.