Luc Rousseau

Quebec es considerada la capital mundial de la nieve. Desde el año 2001 ha sabido capitalizar este atributo a través del Hotel de Hielo, un alojamiento sumamente peculiar que se ha convertido es una de las más grandes atracciones turísticas en la provincia. Seis semanas y un equipo de aproximadamente 50 personas son requeridos para edificar esta estructura de que alberga 45 habitaciones y suites temáticas, restaurantes, bares y un área nórdica con jacuzzis y saunas.

Renaud Philippe

La construcción del Hotel de Hielo

Cada año, a principios de diciembre, es necesario producir 35,000 toneladas de nieve para edificarlo en los terrenos de Valcartier Vacation Village, a aproximadamente 45 minutos de la ciudad de Quebec. La razón por la cual se utiliza nieve artificial  para construir el Hotel de Hielo –en lugar de emplear la que cubre el paisaje– es porque ésta debe ser lo suficientemente densa y húmeda para solidificarse una vez que ha sido moldeada. Cuando la estructura está completamente lista, llega el momento de dar forma a los bloques de hielo producidos por Glace Frontenac para amueblar los espacios. Sillas, mesas, camas y elementos decorativos como columnas, esculturas, la barra del bar e, incluso, floreros son diseñados y elaborados para reflejar la temática elegida cada año. Para 2018 se ha elegido el circo como fuente de inspiración; un universo lúdico y excéntrico será recreado para el asombro de los visitantes de todas las edades que pasen la noche en el Hotel de Hielo.

La estancia en el Hotel de Hielo

De 9 de la noche a 9 de la mañana, los huéspedes con reservación pueden tomar posesión de sus habitaciones, en las que se les proporciona todo lo necesario –incluidos sleeping bags y el acceso al área nórdica con jacuzzis y saunas– para pasar una noche cálida a pesar de estar rodeados de hielo. Un coctel en el bar antes de dormir es el preámbulo a una experiencia única en el mundo.

- Publicidad -