La subasta del Club Hípico La Silla (Gladys Bañuelos)

Yeguas y potros dignos de la admiración de la comunidad ecuestre internacional formaron parte de la exhibición que el Club Hípico La Silla preparó como parte del programa del gran Concurso de Salto Internacional.

Dentro de este mismo marco se llevó a cabo el Gran Premio, en el que el mexicano Javier Fernández se consagró como campeón en el salto de 1.50 metros. Posteriormente, el público asistente tuvo la oportunidad de admirar en libertad a casi una veintena de caballos criados bajo el sello La Silla.

- Publicidad -

A esto siguió una subasta en la que los amantes del concurso hípico y de los caballos de salto pudieron adquirir ejemplares pertenecientes al linaje de otros como Carusso LS, ganador del World Equestrian Games en 2014, y Breitling LS, ganador de la Copa del Mundo en París 2018.

En muy pocos años, el Studbook La Silla ha evolucionado la cría de estos animales en México y ha logrado criar caballos reconocidos como sementales por asociaciones europeas. De este modo, gracias a sus logros en el mundo, los ha convertido en referentes del salto internacional.

Muchos, además de colocar a México en lo alto de la escena internacional, participan con jinetes originarios de países con gran tradición ecuestre como Alemania, Holanda, Francia, España, Argentina, Suecia e Italia, entre otros.

La subasta, realizada el sábado por la noche, fue el culmen del completo programa diseñado por La Silla. Evento que anuncia con éxito el regreso a las competencias, de este exclusivo club, propiedad del ingeniero Alfonso Romo