Unsplash

Tras unos minutos de vuelo se abre la puerta del aeroplano y es momento de saltar. Sientes que el aire te succiona y, sin tiempo de pensarlo dos veces, te avientas. La caída libre hace que gires en el aire y sientas tu cuerpo moverse como nunca antes. Y, entonces, se abre el paracaídas. Después del rush de adrenalina, los próximos minutos de paracaidismo son para sentir el calor y disfrutar el paisaje de alrededor. 

¿Estás listo para saltar en paracaídas? Si planeas hacerlo en México, estos son los lugares y compañías que vale la pena conocer.

Tequesquitengo

Este es un destino ideal para saltar gracias a su cercanía con la Ciudad de México. La cálida temperatura y el paisaje montañoso que rodea al campo de salto hacen que sea un buen lugar para tener un primer acercamiento con el paracaidismo.

- Publicidad -

Junto al lago de Teques, la compañía Skydive México ofrece saltos completamente seguros a 17 mil pies de altura, con un minuto de caída libre y 10 más en el aire.

Playa del Carmen

Después de la caída libre, imagina las vistas de las que podrás disfrutar si saltas en la Riviera Maya. Sus playas blancas y el mar azul turquesa son la mejor postal para ver mientras disfrutas de una tranquila bajada y absorbes el hecho de lo que acabas de vivir.

Con 20 años de experiencia en la zona, Skydive Playa ofrece tres servicios distintos, dependiendo de tu experiencia en el paracaidismo. En el salto más común, tendrás 40 segundos de caída libre y 8 minutos para apreciar el paisaje mientras bajas junto con tu instructor.

Lee: Esta es la playa secreta en Puerto Vallarta que deberías visitar

Puerto Escondido

Esta playa oaxaqueña es ideal para saltar. Además de ofrecer increíbles paisajes, tiene un clima tranquilo durante todo el año, con muy poco viento. Esto provoca que los saltos sean muy seguros y la bajada después de la caída libre sea muy sencilla y tranquila.

En las vacaciones de navidad y Semana Santa, Skydive Cuautla se instala aquí y ofrece saltos continuos. A una altura de 13 mil pies, vivirás una caída libre a la velocidad de 193 kilómetros por hora, aproximadamente.