Unsplash

¿Cuál es el mejor momento para encontrar un vuelo barato o un cuarto de hotel en promoción? Esta es una de esas preguntas que parece tener un millón de respuestas distintas.

Se dice que hay días de la semana en donde los precios son menores; también se cree que comprando en la madrugada es más fácil encontrar descuentos. Y, aunque todo eso puede funcionar, decidimos encontrar una respuesta fundamentada por expertos.

Tres gerentes de la industria del turismo respondieron y, para nuestra grata sorpresa, dieron las mismas respuestas. Así que, ¡confirmado! estos son los mejores momentos para comprar un vuelo y reservar un hotel o crucero.

Primer momento

- Publicidad -

Cuando un vuelo o un crucero salen al mercado, los primeros lugares -que suelen representar al 10% del total- se venden con un aproximado 30% de descuento. Esto, porque tanto a la aerolínea como a la naviera les interesa empezar a llenar los lugares, así que utilizan los precios bajos como un gancho.

Lee: Estos son los mejores destinos para ahorrar mientras viajas en otoño

Un vuelo suele abrirse 11 meses antes de la fecha de salida, mientras que un crucero se puede empezar a apartar un poco más de un año antes de que zarpe. En los hoteles, esta ventana de tiempo se abre en relación con la temporada alta. Por ejemplo, para las vacaciones de diciembre, las primeras promociones se dan en mayo, aproximadamente, mientras que para verano, estas se pueden encontrar en enero.

Segundo momento

Una semana exacta antes de la fecha de vuelo o de abordaje en el crucero, prácticamente se regalan los lugares restantes. Una cabina vacía, o un asiento sin pasajero, representan un costo que no se va a recuperar. Para evitarlo, las aerolíneas y navieras reducen costos radicalmente. Este es quizá el mejor momento para comprar, aunque te arriesgas a no encontrar lugar.

En los hoteles, aplica también para temporadas altas o fines de semana. Unas horas antes del check-in es fácil encontrar habitaciones a mitad de precio o con grandes promociones.

La trampa

Aunque todo lo anterior podría verse como una regla, hay una pequeña trampa en la fórmula. Durante las últimas semanas antes de la fecha, las aerolíneas, navieras y hoteles suelen subir los precios para aquellos que quieren viajar en ese momento exacto, cueste lo que cueste. Esto se da mucho en temporadas altas, cuando la gente decide tarde que sí quiere salir de vacaciones y entonces no se preocupa por gastar de más. Siempre evita esta ventana de tiempo si quieres ahorrar.