La Ciudad de México es la tercera productora de basura en el mundo. Las 13 toneladas de residuos reunidas cada día (que podrían llenar por completo el Estadio Azteca) son responsables de incontables problemas urbanos, como las constantes inundaciones que complican la movilidad.

En una ciudad así, constantemente amenazada por la cantidad de residuos producida, el diseño se puede convertir en una herramienta para transformarla y encontrar soluciones que la mantengan como una urbe habitable.

Defendiendo el poder de la creatividad para transformar a una sociedad, la organización internacional What Design Can Do lanzó, en conjunto con Fundación IKEA, el Clean Energy Challenge. Este busca reunir estrategias y soluciones pragmáticas al tratamiento de los residuos producidos a diario en la Ciudad de México.

- Publicidad -


El reto invita a proponer proyectos anclados a los problemas prácticos de la capital y encontrar una estrategia innovadora que trabaje con las redes locales.

Las propuestas se concentrarán en tres áreas: estudiantes, profesionales –como estudios de diseño y ONGs- y start-ups. Para evaluarlos, se tomarán en cuenta criterios como su relevancia en el panorama actual, su impacto medible, el potencial de escalarlo a otras comunidades y la emoción que pueda generar la idea.

Los ganadores del Clean Energy Challenge, seleccionados y evaluados por un jurado internacional, obtendrán un presupuesto mayor a los $200,000 para llevar a cabo su proyecto, dentro de un programa de aceleración. Después, los prototipos serán presentados en mercados de inversión, para asegurar su desarrollo y crecimiento.

En México, la convocatoria cierra el 5 de diciembre, y los resultados serán anunciados durante la celebración del festival What Design Can Do Mexico City, del 4 al 6 de marzo de 2019.

En este mismo reto participan también Delhi, Nairobi, Sao Paulo y Ámsterdam, cada uno buscando soluciones a problemáticas muy particulares. Los ganadores de dichas ciudades serán presentados en el mismo evento.