Foto: John Stillwell - WPA Pool/Getty Images

Hace nueve años, durante una visita a Londres, la entonces Primera Dama Michelle Obama rompió todo protocolo Real al abrazar a la Reina Isabel en un acto oficial.

Ahora, en su libro de memorias, Becoming, Obama decidió dar su versión de la historia y explicar la simple razón detrás de lo ocurrido. Con tan solo un par de palabras, ambas mujeres descubrieron que se encontraban en la misma incómoda -y dolorosa- situación: ya no aguantaban los zapatos.

Según el libro autobiográfico, las dos mujeres se encontraban en la recepción del G-20 en el Palacio de Buckingham y, por lo tanto, habían usado tacones todo el día. Cuando se encontraron en uno de los espacios, la Reina volteó la cabeza hacia arriba para ver a Michelle Obama y dijo “¡Qué alta eres!” A esto, la Primera Dama señaló sus Jimmy Choo y, entonces, la Reina respondió “estos zapatos son incómodos, ¿no?”

- Publicidad -

“Hay que olvidar el hecho de que ella usaba una corona de diamantes y que yo acababa de volar hasta Londres en el avión presidencial. Solo éramos dos mujeres cansadas y oprimidas por nuestros propios zapatos”, escribió Obama. “Entonces respondí instintivamente como lo hago cada vez que me siento conectada con una persona, que es expresar mis sentimientos. Ahí puse una mano sobre su hombro”.

Lee: La isla donde Los Obama pasan sus vacaciones

La ex Primera Dama asegura que no lo pensó en el momento, pero cometió lo que sería descrito como un épico error. “Intenté que no me afectarán las críticas. Si no tuve una actitud apropiada para el Palacio de Buckingham, por lo menos sé que tuve una reacción humana”, dice Michelle, que está convencida de que la Reina estuvo de acuerdo con esto, pues en cuanto sintió el abrazo se acercó y colocó su mano en la espalda de la americana.