Los viajeros buscamos experiencias, buscamos esos detalles únicos que quedan por siempre plasmados en nuestras memorias, atrapándonos en momentos que viviremos una y otra vez en nuestras mentes, siempre con un suspiro en los labios.

El servicio personalizado, la calidez humana, lo íntimo y autentico son los elementos más codiciados, que nos atraen y sumergen por completo en experiencias únicas. Los hoteles boutique son justamente esto, espacios de lujo personalizado que nos envuelven en la cultura del destino donde se encuentran. Llevándonos de la mano para descubrir maravillas y quedar enamorados de lugares desconocidos.

Asia se ha convertido en un enorme imán para las mentes brillantes detrás de estos hoteles; estos son cuatro de los más únicos y maravillosos del continente, cada uno con su propia historia y alma:

Inle Princess en el Lago Inle, Myanmar

- Publicidad -

El corazón y alma del ajetreado pasado del país de Myanmar, el Lago Inle es un destino sin igual donde el ritmo de la vida y la intrigante cultura de su gente refleja antiguas tradiciones y costumbres milenarias. A las orillas de este bello lago, situado en las montañas del Estado Shan, se encuentran 200 ciudades y aldeas, mayoritariamente pobladas por los llamados Intha –hijos del Lago.

Lee: Si eres mujer y quieres viajar sola, estos cinco consejos te ayudarán

Ubicado en un silencioso nicho cerca de los pies de las Montañas Azules, Inle Princess es una puerta de entrada a los tesoros culturales y naturales únicos del Lago Inle. El suave sonido del remo del típico barco Birmano es lo único que anuncia nuestra llegada a este íntimo paraíso. Un refugio de lujo, este hotel boutique fue diseñado a mano, cada detalle realizado con dedicación y cariño, preservando tradiciones y manteniendo viva la cultura de artesanos locales, quienes gozan de un espacio en el hotel mismo para transmitir su arte.

El impactante resort Inle Princess, perteneciente a la prestigiosa colección de hoteles únicos Secret Retreats, es una sofisticada introducción a la autentica cultura local, cuya meta es involucrar a viajeros de todo el mundo en experiencias únicas que nos sumergen en las tradiciones de los Intha. Pionero en la zona, el hotel abrió sus puertas en 1998, introduciendo este mágico lago a viajeros aventureros que hemos caído enamorados del exótico país de Myanmar.

 

At Tharabar Gate en Bagan, Myanmar

Bagan, la antigua capital del Reino de Pagan en lo que hoy en día es la región de Mandalay del místico país de Myanmar, es un destino surreal. Una tierra de bronce que pertenece a un mundo de fantasía, en su horizonte se alzan impactantes y caprichosas montañas, enmarcando lo que fue en el siglo trece hogar a más de diez mil templos y monasterios budistas. Templos y pagodas se alzan por doquier, asomándose entre la frondosa vegetación como misteriosos pedazos de historia viva.

A unos pasos del impactante templo Ananda se encuentra una construcción discreta, casi oculta en la vegetación, que refleja el estilo arquitectónicos de las maravillas históricas que lo rodean: el hotel boutique At Tharabar Gate. El nombre del Hotel At Tharabar Gate hace honor a la única puerta sobreviviente del antiguo Bagan, ubicada al este de la ciudad vieja. Los locales dicen que la puerta está custodiada por seres espirituales; del lado izquierdo se encuentra el hermano “Señor de la Gran Montaña” y en el lado derecho está la hermana “Cara Dorada”. Los muros de la fortificación datan alrededor de 1020 d.C. y la puerta de Tharabar es la última que permanece de las doce que formaban parte de esta antigua fortificación.

Un relajante refugio de paz y a la vez un portal a las maravillas de Bagan, At Tharabar Gate nos envuelve en el destino en el cual se encuentra, encarnando en cada rincón la fascinante cultura de esta extraña tierra.

Satri House en Luang Prabang, Laos

Luang Prabang es una ciudad con un encanto único, donde edificios coloniales conviven con antiguos templos, atemporal, existiendo casi fuera de tiempo. Fascinante y única en el mundo –y considerada el centro cultural de Laos– Luang Prabang es conocida como la ciudad de los mil monjes budistas, quienes vemos vagar entre magníficos templos, el vibrante color rojizo de sus togas contrastando alegremente con el dorado de estas antiguas construcciones.

Lee: Tailandia te pagará por recorrer el país como un local

En el corazón de esta pintoresca ciudad se encuentra la histórica residencia del príncipe Souphanouvong, construida a principios del siglo pasado y bellamente restaurada en el año 2002 por Mrs. Lamphoune Voravongsa. Fue aquí que el príncipe disfrutó de su niñez para después convertirse en el Primer Ministro de la República Democrática de Laos. Hoy en día esta hermosa mansión es un hotel boutique de lujo perteneciente a la magnífica colección Secret Retreats: Satri House.

Tanto el diseño de Satri House como su gastronomía mezcla lo mejor del este y el oeste, jugando con los sabores más distintivos de Asia y de Europa. Decorado con un estilo colonial elegante –con divinas vistas a sus jardines y estanques de loto–, los aromas y sabores de su excelente cocina exhumen la autentica cultura del lugar donde se encuentra. Desde el bello y elegante Satri House vemos la cara más sofisticada de Laos, donde el lujo, la comodidad y las tradiciones van mano en mano.

Jing’s Residence en Pingyao, China

Un portal al fascinante pasado del gran imperio Chino, la antigua ciudad amurallada de Pingyao en la provincia de Shanxi se estableció hace 2,700 años y ha sido catalogada como Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1997. Alberga parte de la arquitectura tradicional mejor conservada en China y en su mayoría se erige como lo fue durante sus apogeos en las últimas dinastías Ming y Qing; techos de teca gris, gruesas e imponentes murallas, calles empolvadas y lámparas rojas colgantes nos hacen sentir como si hemos viajado en el tiempo.

En el corazón de esta histórica ciudad se encuentran un par de pabellones que han sido renovados con técnicas tradicionales, preservando perfectamente la herencia de su entorno. Yang Jing, la propietaria, buscó revivir la rica cultura e historia que se alberga dentro de sus paredes. Convirtió este espectacular espacio en un pequeño hotel boutique de lujo que combina una extravagante herencia con la sofisticación y buen gusto de Secret Retreats, la colección de hoteles y restaurantes más exclusiva y única de Asia.

La mansión Jing’s Residence solía ser la propiedad de un rico comerciante de seda de la dinastía Qing, construida hace unos 260 años. Durante su larga historia, la estructura jugó un papel en el comercio floreciente de la ciudad. Hoy en día, este divino hotel es un portal a las muchas maravillas de Pingyao.

 

Por Melanie Béard