IMDB

Una de las muertes más traumáticas de Game of Thrones fue, sin duda alguna, la de Robb Stark, el Rey del Norte. En el capítulo ‘La Boda Roja’, el hijo primogénito de Ned fue apuñalado a muerte, después de ver a su esposa embarazaja sufrir la misma suerte.

Esta fue la última escena de Richard Madden, quien interpretó a Robb, y por lo mismo, fue un momento sumamente sentimental para él, pues después de esta no volvería al set. Para su mala suerte, el actor tuvo que tomar el primer vuelo de vuelta a Londres, y fue tan apresurado, que no le dio tiempo de quitarse la sangre de encima. Y así fue como aterrorizó a todos los pasajeros del avión.

En su última entrevista para la revista GQ UK, Madden contó este dramático momento, que causó conmoción en el vuelo. Estaba tan triste y cansado, que ni siquiera prestó atención a su apariencia y, en cuanto llegó a su asiento, se reclinó y comenzó a llorar.

- Publicidad -

“Parecía que acababa de asesinar a alguien justo antes de subirme al avión. Y la realidad es que había sido yo el asesinado”, dijo el actor de Game of Thrones.

Lee: La creación de George R. R. Martin en Nuevo México que debes visitar

Los pasajeros a su alrededor empezaron a mostrar su nerviosismo, sin dejar de voltearlo a ver. Incluso, una azafata se acercó para preguntarle si todo estaba bien. Quienes iban en la fila atrás de él se movieron de lugar mientras él seguía llorando, por lo que la situación tomó un aire demasiado dramático. Y es que nadie lo reconoció como Robb Stark, así que seguramente todos los que iban en el vuelo creyeron que de verdad se trataba de un criminal.