Osvaldo De León siempre la veía ahí, en la misma esquina del garage donde su abuelo estacionaba las grúas que manejaba. Y siempre tenía el mismo sueño: algún día, Don Heriberto llegaría con las llaves de la camioneta y con la sorpresa de que la Chevrolet Pickup 1971 (antes conocida como C10) que tanto deseaba sería suya.

El actor de películas como Luna Escondida tenía la esperanza de que podría sentarse al volante y dominar toda la fuerza de aquella Pickup clásica le quitaba el sueño. Se convertiría en una obsesión y en una historia que, hasta el día de hoy, le pone la piel chinita cada que ve pasar una Cheyenne por la calle. Ese era el deseo: ser dueño de esa hipnotizante camioneta con esa parrilla imponente y el emblema que habían marcado su vida.

Aunque día a día ayudaba a su abuelo en sus labores, el tan esperado momento no llegaba, él siempre le decía: “para alcanzar nuestros sueños, hay que saber esperar”.

- Publicidad -

“Siempre la veía ahí, cuidada y espectacular. Tenía 15 años y para mí era todo lo que quería en ese momento: la Chevrolet. El día que mi abuelo me la heredó, fue uno de los momentos más felices que he tenido y una pasión única que sigo teniendo hasta hoy”.

Orgulloso y agradecido, Osvaldo comprobó que cada una de sus ideas sobre la Chevrolet Pickup se quedaba corta. Hoy en día maneja una, Cheyenne Z71 con un poderoso motor V8 de 355 HP, no sólo es una camioneta poderosa, sino también tiene toda la tecnología y confort que Osvaldo necesita para su día a día. Y aún conserva en su garaje aquella pickup que lo llevó por las carreteras de México y Estados Unidos, enseñándole el valor del legado de su abuelo, y lo importante de perseguir sus sueños.

Hoy, De León cuenta la historia lleno de dicha: “Fue uno de los momentos más importantes de mi vida. Entendí el valor de la paciencia y aprendí una lección: hay que saber esperar por nuestros sueños. Hoy, la Cheyenne de Chevrolet me hace sentir lo mismo que aquel día que pude manejar la Pickup del abuelo y ese valor emocional no tiene precio”.

Por Emiliano Rubio