Shutterstock
- Publicidad -

El sabor, la historia y la cultura de México se expresa en la sonrisa de su gente, en la pasión que se refleja en el arte culinario del país, en sus maravillas naturales y en el relajante y seductor ritmo de vida de sus habitantes. Fascinantes y únicos, los estados de Campeche y Yucatán tienen alma propia, con un estilo y una herencia que nos maravilla y enamora. Sumergirnos en estos mágicos destinos implica dejarnos llevar por el lujo y la exclusividad de sus reconocidas Haciendas de Luxury Collection Marriott, cada una con una vibrante personalidad única que nos envuelve en la cultura de donde se encuentra.

Hacienda San José

Comenzamos esta aventura por el pasado de México en el norte del estado de Yucatán, admirando el centro arqueológico de Chichén Itzá ­– una importante maravilla histórica y arquitectónica que fusiona la cultura maya y tolteca. A unos minutos se encuentra la antigua casa de plantación Hacienda San José, hoy en día un precioso hotel boutique de lujo que emana un ambiente cargado de historia.

La experiencia única que vivimos aquí lleva el nombre ‘Wine and Canvas’ y se trata de unas horas donde nos dejamos llevar por completo por nuestra imaginación. Bellamente montado, pinturas, canvas, vino y quesos nos esperaban para que plasmemos a color nuestro rincón favorito de la Hacienda en unos momentos de total relajación, donde la contemplación y el silencio fueron nuestra inspiración.

Hacienda Temozón

- Publicidad -

Al adentrarnos en los bosques tropicales de la península de Yucatán nos encontramos con un mundo de belleza natural incomparable. Bajo la profunda sombra de las pesadas hojas de los árboles yacen maravillas, esperando ser descubiertas. Dentro de los antiguos plantíos henequeros de la Hacienda Temozón, casi oculto en la vegetación, se encuentra el Cenote Sacamocuy – una maravilla natural de belleza infinita.

Lee: Las 5 playas mexicanas favoritas de las celebridades

En este santuario de paz se encuentra un lugar mágico donde podemos disfrutar de la experiencia única de gozar un tratamiento de spa dentro de un cenote. Románticas velas iluminan nuestro camino por los obscuros escalones de esta mística cueva, donde el continuo caer de gotas de agua llenan de música al húmedo aire.

Hacienda Santa Rosa

Elegante y sofisticada, la Hacienda Santa Rosa solía ser la finca privada de un miembro de la nobleza – columnas talladas a mano, jardines delicadamente ornamentados y misteriosas fogatas nocturnas. Con solamente once habitaciones, este refinado espacio nos apapacha con perfecta exclusividad.

La belleza de esta obra de arte del siglo 17 nos incita a dejarnos llevar por su lujo y la fascinante cultura que la rodea. En el patio principal de la Hacienda disfrutamos de una cena a la luz de una romántica fogata, una experiencia íntima y privada que nos sumergió en lo mejor de la gastronomía yucateca. Sabores y aromas típicos de la zona nos hicieron compañía en este momento mágico bajo las estrellas.

Hacienda Puerta Campeche

El centro histórico de Campeche fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su rico pasado preservado en pequeñas calles empedradas y majestuosos edificios de estilo barroco español. El vibrante corazón del estado, Campeche es hogar a fascinantes reliquias y sitios de gran valor histórico – las horas pasaron desapercibidas en lo que nos perdíamos entre el pasado y presente la intrigante ciudad.

Lee: La hacienda en el sur de la CDMX que se convirtió en hotel

Rodeada de majestuosas reservas naturales y joyas arqueológicas, la Hacienda Puerta Campeche revela las riquezas del sureste de México. El chocolate jugó un importante papel en la historia de esta pintoresca zona del país. Bajo el laurel descubrirnos los secretos de este manjar en una cena espectacular. Bellamente restaurada, esta magnífica construcción del siglo XVI es un portal al pasado, donde la historia cobra vida.

Hacienda Uayamón

Ubicada entre aguas azules y tesoros arqueológicos, la famosa Hacienda Uayamón combina un rico patrimonio con espacios de exquisitez extraordinaria. Construida en 1700, refleja la sofisticación de un resort de lujo con atención a la belleza natural que lo rodea. Galardonado con el premio ‘artisan revival’, este hotel único es lo mejor de los dos mundos. Impactantes paredes de piedra, refinados detalles y un servicio indescriptible hacen de este hotel boutique un espacio memorable.

Relajantes caminatas en sus jardines privados bajo la luz de la luna y emocionantes expediciones a Edzna, un sitio histórico maya, ocupan nuestros días. De noche nos dejamos llevar por la exquisitez y el romanticismo de una cena bajo un magnífico árbol Ceiba, sumergiéndonos rápidamente en un mundo repleto de magia, donde cada instante parecería sacado de un libro de fantasía.

Cinco Haciendas, cinco mundos y cinco experiencias fuera de lo común, cada una de ellas inolvidable. La magnífica colección exclusiva Luxury Collection de Marriott nos transporta a la era de lujo y confort que las Haciendas del sureste mexicano disfrutaron en el pasado y que hoy retoman vida.

Por Melanie Beard