Mezquita de Solimán
- Publicidad -

Conocida como la gran Constantinopla, Estambul tiene más de 10 millones de habitantes y pese a su modernidad no ha perdido su mestizaje. Para comprobarlo no hay más que visitar sus monumentos que nos recuerdan que ha sido una de las ciudades más importantes de la historia de la Humanidad.

¿Qué no perderse? Bueno, la lista de prioridades deberá iniciar por no preocuparse por saberse en una metrópoli musulmana, incluso, durante el mes del Ramadán, habrá bares y restaurantes donde degustar sus especialidades y beber un buen vino. Aquí los obligados:

Mezquita de Solimán

Se construyó en 1550 y es la segunda más grande de la ciudad. La edificó el que en ese momento era el más importante de los arquitectos, Sinan. La mezquita es de color azul, salmón y naranja. Ya que estás aquí, debes visitar un par de mezquitas más, recuerda en la ciudad hay más de 250, la de Kilisie y Kalender.

El Bósforo

- Publicidad -

Es un canal de agua donde cruzan el Mar Negro y el mar de Marmara, está rodeado de cientos de palacios y tiene aproximadamente 30 kilómetros. Se recomienda tomar un paseo en barco, la duración es de unas seis horas, viaja desde Estambul hasta una de las dos fortalezas que se ubican del otro lado del canal: Rumeli Kavagi y Anadolu Kavagi. Al llegar, tendrás un par de horas para pasear por los alrededores y tomar un verdadero café turco.

Museo San Salvador en Chora

Se edificó sobre una colina y es el edificio más antiguo de la ciudad. La iglesia de San Salvador cuenta con murales de oro del siglo XVIII, elaborador por Teodoro Metoquites.

Lee: Los mejores lugares para visitar en Escocia, según la serie Outlander

Museo de Santa Sofía

Esta basílica se inauguró en el año 537. Tiene una cúpula de 32 metros de diámetro. Fue iglesia y mezquita, hoy es un museo. Al estar en su interior observarás sus mosaicos bizantinos cubiertos de yeso, y unos medallones con los nombres de Alá, Mahoma y los cuatro primeros califas. También hay versos pintaron del Corán.

 

A los bazares

Visita el Gran Bazar donde se ofertan telas, ropa, joyas y artesanías en madera. Para no perder mucho tiempo, un dato es que todo está organizado por tipo, es decir, las alfombras en un sector, los collares en otro. Generalmente los bazares permanecen abiertos de 10 a 18 horas todos los días.

Lee: Brunéi, un destino inusual en Asia

 

Palacio de Topkapi

Fue la residencia principal de los sultanes. Cuenta la historia que el harén de este palacio llegó hasta las mil mujeres y tenía unas 300 habitaciones. El palacio tienen una de las colecciones más ricas del mundo; ya que cuenta con más de 60 mil piezas pertenecientes al imperio otomano.

¿Cómo llegar?

Desde México puedes hacerlo vía Iberia con escala en Madrid.