- Publicidad -

Y lo mejor es que no necesitas salir del país. Conoce estos paraísos, inicia viajando y totalmente detox este nuevo año.

Silencio en Celestún

Agua o un cóctel frutal son el primer cumplido. La música que se escucha es de tambores y palos de lluvia. Todo el lugar huele a incienso. Las habitaciones están decoradas con madera, muebles de rattan y una bañera al aire libre rodeada de bambú, estás en Eco Paraíso, un hotel ubicado en el excepcional paisaje de Celestún, en la Península de Yucatán. Aquí deberás permanecer durante un fin de semana aislado de las actividades cotidianas para llevar a cabo una verdadera desintoxicación y practicar la meditación y el yoga, guiado por el maestro Jai Haria Sing, especialista en este arte.

Eco paraíso ofrece menú para vegetarianos con 20 platillos que incluyen: albóndigas de amaranto y enchiladas de flor de Jamaica, entre otros. Cuenta con un centro de bienestar donde diariamente se realizan ejercicios y terapia de jugos según tus necesidades y lo que quieras sanar. Los tratamientos incluyen descansos de 20 minutos, caminatas y sesiones de yoga.

- Publicidad -

Lee: Viajes que tienes que hacer con tu pareja para saber si es la ideal

Un momento en Ixtapa

Tu nombre es lo primero que escucharás al momento de llegar, seguido de un coco natural y la invitación en cortesía para que tengas una sesión de coaching de 30 minutos donde se te aplicará un cuestionario para saber cómo están tus cuatro estados de animo: trabajo, salud, amor y familia. Si decides seguir con las sesiones, puedes tomarlas durante tu estancia, las ofrecen psicólogos capacitados en las emociones con el fin de que todos los días te sientas bien. Present Moment es un destino sagrado ubicado en el área de Troncones, a 20 minutos de Ixtapa Zihuatanejo.

Se manejan dos modalidades, la del fin de semana y la de ocho días. Durante tu estadía y de acuerdo a lo que quieras trabajar, dormirás en alguna de sus 10 habitaciones decoradas de forma temática, todas con velas aromáticas que te ayudarán en tu terapia. La gastronomía es hecha con productos orgánicos y también ofrecen un menú especial para vegetarianos. Las clases de yoga y meditación son aptas para todos los niveles. Se imparten también técnicas con chakra para regular la energía, se incluyen desayunos y comidas, también hay reiki.

Meditando en Valle de Bravo 

Se llama Carmel Maranatha y es un sitio ubicado en el kilómetro 66 de la carretera Toluca – Valle de Bravo. Aquí permanecerás aislado completamente del mundo y eso incluye hasta el habla: está prohibido conversar, al menos que esto sea con tu interior. Este centro espiritual fue construido hace 70 años por monjes carmelitas. El que viene es despojado de sus ropas para sólo cubrirse con una túnica blanca, se proporcionan sandalias cómodas que deben ser dejadas fuera de las capillas cuando se entra a meditar. No hay electricidad y por las noches pasillos y habitaciones se alumbran con velas.

La alimentación es estrictamente controlada. Sólo se consumen productos orgánicos. Algunas frutas y vegetales se cosechan en las huertas del centro espiritual. Una de las actividades obligatorias es recolectar ingredientes que serán ocupados en las comidas. En casa se quedan celulares, accesorios como aretes, relojes y pulseras. Durante la estancia el único sonido que escuchas es el cantar de los pájaros.