- Publicidad -

En 1991 Morelia fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así que una buena idea para comenzar a conocerla es visitar sus emblemáticos edificios.

Primero entra a su Catedral, un edificio majestuoso que data de 1660 y donde, entre otras maravillas, hay una pila bautismal de plata de estilo neoclásico, y un órgano monumental de principios del siglo XX.

Al salir camina hacia la plaza de armas y sube al quiosco, un ejemplar de 1887, frente a este está el Palacio de Justicia y la antigua Alhóndiga. Antes de comer visita el Museo del Estado donde hay piezas arqueológicas y se exhiben colecciones sobre la historia regional. No olvides hacer una parada en el mercado de dulces michoacanos para comprar ates, jamoncillos, frutas rellenas y glaseadas.

- Publicidad -

Lee: 8 restaurantes para dar la vuelta por el mundo sin salir de la colonia Roma

Para comer o cenar está el Jardín de las Rosas, donde hay cafés y bares con mesitas al aire libre. Si te sobra tiempo, dirígete a la Plaza Villalongín para conocer las Fuentes de las Tarascas, son tres mujeres indígenas sosteniendo una gran vasija con frutas regionales.

El día lo puedes terminar en el Museo de Arte Contemporáneo, cuya construcción es de estilo afrancesados, y es que Morelia fue una de las ciudades donde migraron muchas familias franceses. Recorre sus 13 salas llenas de pinturas, esculturas y fotografías.

Otra opción es conocer el Museo Regional Michoacano, que perteneció a Isidro Huarte, un comerciante y político, que según cuentan, era el suegro de Agustín de Iturbide. El recinto muestra varias etapas de la ciudad, desde la época prehispánica hasta la colonial y la independencia.

Dónde dormir

Cantera Diez Hotel que está en el Centro Histórico.