Orange Show
- Publicidad -

La cultura cervecera es una de las más arraigadas en Estados Unidos, y no son pocas las ciudades con museos, hoteles y tours turísticos dedicados a contar la historia de esta bebida. En Houston, sin embargo, alguien decidió ir más allá y construir una casa con la ayuda de 50,000 latas de cerveza.

John Milkovisch comenzó a juntarlas en 1968 como hobbie y, cuando descubrió la cantidad que había logrado acumular, decidió darles un uso, y así nació The Beer Can House.

Lee: Las cervezas más exclusivas del mundo

Orange Show
- Publicidad -

Milkovisch pasó los siguientes años aplastando las latas, para cubrir con ellas todas las paredes de su casa. Después, decidió usar las botellas para construir una cerca y las corcholatas para crear una especie de cortina que cubre la fachada principal. En 18 años, logró crear una casa tan original, como práctica, pues el escudo de metal mantuvo a la casa en un microclima templado durante todas las estaciones.

Lee: ¿Arte en la espuma de tu cerveza?

Todas las latas utilizadas fueron de cervezas que él tomó –aunque recibió ayuda de su esposa y un par de vecinos-. Las etiquetas más frecuentes en cada espacio son las de Bud, Coors y Lone Star, pero alguna vez dijo que no tenía una favorita.

Orange Show

Después de la muerte de su creador, la casa fue comprada por la organización Orange Show Center for Visionary Art, la cual se ha encargado de restaurar los espacios y convertirla en un museo en honor del reciclaje, la creatividad y la cerveza. Este abre todos los fines de semana y en la visita podrás recorrer la casa, en donde se exhiben latas de cerveza de todo el mundo, y ver una película sobre la historia del creador, cortesía de Ripley’s Believe it our not.