Shutterstock
- Publicidad -

Lugares de reunión y esparcimiento, monumentos llenos de historia y creadas por algunos de los arquitectos más admirados de la ciudad. Te invitamos un paseo por ellas.

FUENTE DE LA DIANA CAZADORA

De estilo art decó fue creada por el arquitecto Vicente Mendiola y el escultor Juan Olaguíbel con el nombre de La Flechadora de Estrellas del Norte, pero los capitalinos la rebautizaron rápidamente como la Diana Cazadora. Y es que, la belleza y la desnudez de este icono citadino ha despertado el amor y la controversia desde 1942.

La fuente ha sido un reflejo de los cambios en la arquitectura y en la mentalidad de esta ciudad, pues fue objeto de varios traslados hasta que regresó a la glorieta de Reforma y Sevilla.

FUENTE DE CIBELES

- Publicidad -

Es una réplica exacta de la ubicada en Madrid, España, y fue un obsequio de la comunidad de residentes españoles en México para simbolizar la hermandad entre ambos pueblos. Pero también es uno de los lugares emblemáticos de la colonia Roma y punto de reunión de la sociedad, sobre todo cuando la fanaticada del Real Madrid festeja uno de sus triunfos.

La fuente, diseñada en 1792, es obra del arquitecto Ventura Rodríguez y los escultores Francisco Gutiérrez y Roberto Michel.

4 secretos de la Fontana di Trevi que seguro no sabías

FUENTE DE PETRÓLEOS

Creada entre 1950 y 1952 por el arquitecto Vicente Mendiola y el escultor Juan Fernando Olaguíbel, para conmemorar la Expropiación Petrolera de 1938. Ubicada en Paseo de la Reforma, la Fuente de Petróleos está considerada una de las grandes esculturas monumentales y mide 55 metros de diámetro y 18 metros de altura.

Incluye una escultura de 18 toneladas de bronce con la representación de la liberación mexicana gracias a la nacionalización del petróleo.

FUENTE SALTO DEL AGUA

Es el mejor ejemplo de cómo surgieron las primeras fuentes en la ciudad, pues era el remate de uno de los dos acueductos creados para proveer de agua a los habitantes de la capital de la Nueva España. El acueducto que venía de Chapultepec llegaba a esta fuente de estilo barroco, creada por el arquitecto Ignacio Castera en 1779.

De ese sistema hidráulico solo quedan unos cuantos arcos sobre avenida Chapultepec, así́ como la fuente original en el Museo del Virreinato en Tepotzotlán, en el Estado de México, y la réplica realizada por el escultor Guillermo Ruiz que se encuentra en el lugar de origen, frente a la capilla Salto del Agua.