New Zealand landscape view, Matamata.
- Publicidad -

¿Sabías que fue uno de los últimos países en poblarse y que tiene aproximadamente 4 millones de habitantes?

Su extensión territorial es casi igual a la de Italia donde hay más de 60 millones de personas, quizás por eso este país es más naturaleza que concreto. Y es que, no importa hacia donde voltees, lo que contarás a tus amigos sobre tu viaje, será lo alto de sus montañas, la formación fantasmagórica de sus fiordos, lo caudaloso de sus río o lo pacífico de su bosque.

Wellington

Aterriza en Wellington, la capital del país y recorrer el Museo de Nueva Zelanda. Visita su famoso Civic Square con sus esculturas blancas al aire libre. Más tarde come en el restaurante Capitolio – que por cierto es uno de los más importantes en la ciudad–, ubicado en el barrio de Courtenay Place. Dentro del establecimiento ordena unos mejillones con puré y una sopa de zanahoria.

- Publicidad -

Lee: Aguacates provocan ola de crímenes en Nueva Zelanda

Reserva un paseo por la tarde hacia el taller y cueva de Weta, el sitio donde dicen que Peter Jackson creó la leyenda del Señor de los Anillos. El lugar está a 20 minutos de Wellington. El taller y la cueva abre todos los días de 10 a 18 horas y la entrada es gratuita.

Wellington

Monte Victoria

Para disfrutar del atardecer puedes dirigirte hacia el Monte Victoria, el mirador desde el cual se puede contemplar toda la ciudad de Wellington. Luego baja y ve a la taberna del Dragón Verde. Aquí podrás pasar un rato de relajación y buenas cervezas, hay de diferentes tipos como la Girdley Fine Grain Amber, sabor caramelo, o la Oatbarton Brew con toques de cacao y café.

Si tu espíritu es muy aventurero, entonces debes dirigirte hacia el este para conocer Matamata, donde están las cataratas más altas de Nueva Zelanda, las Wairere Falls, de 153 metros de altura. O bien, puedes ir hacia los bosques de Mangaotaki Rocks donde se realizan distintas actividades de aventura como caminatas, escalada y rappel.

Lee: 5 nuevos patrimonios de la humanidad

Para conocer la cultura maorí, el pueblo indígena de Nueva Zelanda, puedes ir al lago Waikaremoana y vivir la experiencia de la ceremonia pōwhiri donde entre canciones y discursos serás parte de su grupo. El ritual finaliza con una comida para después tocar la nariz de uno de los maorí, lo que significará que fuiste aceptado.