- Publicidad -

Platicamos con el chef Raúl Traslosheros sobre esta tradición prehispánica y sus tres lugares favoritos para saborearlos este Día de la Candelaria.

El chef Raúl Traslosheros, quien hace poco ofreció un curso sobre la historia del Tamal en Fundación Herdez, nos contó que los primeros tamales que se hicieron como hoy los conocemos, fueron los de dulce y que su color rosa se lo daba la hoja con la que se envolvían. “Sus orígenes y que aún se conservan, fueron por ser un alimento perfecto para llevar y que además alimentaba. Su importancia en cuanto a las tradiciones viene desde la época prehispánicas cuando en el Día de Muertos se le dejaba al difunto para que se lo llevara durante su camino de regreso”.

Para el Día de la Candelaría que se celebra este 2 de febrero, el chef nos contó se cree que la asociación entre la fecha y los tamales, puede ser por la importancia que los indígenas le daban al maíz. “Los tamales son un ejemplo de sincretismo entre las tradiciones mexicanas y europeas. Su nombre proviene de la palabra náhuatl “tamalli”, que significa “envuelto” y que era llevados como una forma de agradecimiento a las iglesias y para compartir con los otros, luego de la bendición del niño Jesús”.

- Publicidad -

Lee: Los escamoles son el caviar mexicano ¿sabes por qué son tan caros?

Los primeros tamales se hacían de pato, jabalí y hasta de tapir. “Era porosos y con masa como complemento. Había de pescado y hasta de iguana, y se cocían asados o bajo tierra. Se dice que hay más de 5,000 tipos de tamales en todo el país, pero la variedad es infinita porque es un alimento muy noble. Hoy los encontramos de frambuesa y de queso de cabra”.

Los lugares favoritos para comer tamales del chef Raúl Traslosherson y que nos invita a probar son:

1. El tamal de frijol con queso de Tamale Mio
2. Los tradicionales de Tamalli
3. Y los de pieza de pollo de un local de tamales ubicada atrás del Mercado de Garibaldi (República de Ecuador s/n, Centro)

“El tamal es para compartir, para reunirnos. El tamal nos unen y es una tradiciones que no deben perderse”, finaliza el chef.